«La cantidad de plazas de PIR que se sacan cada año son ridículas»

María Rosa Esteve, durante la entrevista. :: félix palacios/
María Rosa Esteve, durante la entrevista. :: félix palacios

María Rosa Esteve Decana de Psicología y Logopedia

ELENA CABEZA

María Rosa Esteve es doctora en Psicología y decanana de la Facultad de Psicología y Logopedia de la UMA desde el año 2016. Con múltiples proyectos en mente y otros a punto de ver la luz, esta decana no puede evitar reflexionar sobre el futuro de estas profesiones sociales.

-¿Cómo es la tasa de inserción laboral de los dos grados que oferta esta facultad?

-Las profesiones de psicólogo y de logopeda tienen sus problemas. Desde mi punto de vista no hay una correspondencia entre el reconocimiento social que tienen ambas profesiones y el grado de empleabilidad de los egresados, sobre todo porque hay sitios en los que se contrata a personas que no son psicólogas o logopedas para realizar sus labores. Esto representa un problema importante de cara a la empleabilidad, aunque no quiere decir que no haya ofertas de empleo importantes.

-¿Qué demandan actualmente estos sectores?

-Ahora hay una empleabilidad bastante alta en el sector de la intervención social. Es cierto que la mayoría de los estudiantes de Psicología al principio tienen en mente un perfil clínico, pero para ello tienen que hacer el PIR (psicólogo interno residente) o nuestro Máster en Psicología General Sanitaria. El problema es que el único que habilita para trabajar en el sistema público de salud es el PIR y las plazas que se sacan cada año son ridículas para la cantidad de egresados que salen de las facultades.

-Además de este problema, ¿a qué otros se enfrenta la profesión?

-Otro de los problemas es que con el máster sanitario se ha regulado una parte de la profesión y no la otra. De una manera indebida se está entendiendo que este posgrado es necesario para ámbitos sociales. Es absurdo que un ayuntamiento pida que un psicólogo tenga esta titulación cuando lo que va a ejercer es en el ámbito social.

-¿Y qué ocurre con la logopedia?

-Esta titulación sí es habilitante, por lo que los graduados pueden ejercer la profesión directamente. El problema es que las plazas de logopeda en el sistema público son contadas y se hacen a través de conciertos. Tanto la psicología como la logopedia tendrían que tener una mayor cabida en el sistema público.

-¿Debería unirse el sector universitario para reclamar más plazas?

-Nosotros tenemos una plataforma para el desarrollo de la Psicología en la que estamos unidos estudiantes, el Colegio de Psicólogos y profesionales del sector. Hemos puesto en marcha o suscrito peticiones en change.org para pedir una mayor presencia de estos profesionales. Entiendo que no es papel de la universidad, pero no podemos dejar de preocuparnos.