José Ortiz (PSOE): «Hay posibilidades de pactar a nuestra izquierda y a nuestra derecha»

Ortiz posa en una escultura de Elena Laverón, en el centro recién peatonalizado. /SUR
Ortiz posa en una escultura de Elena Laverón, en el centro recién peatonalizado. / SUR

El alcalde, que gobierna en minoría desde 2015, lamenta haber tenido recursos limitados por la deuda y se reivindica como un candidato «con capacidad de diálogo»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Accedió a la Alcaldía en 2015 tras dos décadas de mayorías absolutas del PP. Ahora José Ortiz aspira a mantener el bastón de mando para terminar de desarrollar el modelo de ciudad planteado durante estos cuatro años, que ha incluido la peatonalización del centro y la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), paralizado durante los mandatos anteriores.

-¿Cómo lleva la campaña?

-Está siendo muy interesante porque es la primera campaña municipal abierta y libre que se vive en Torremolinos. Hace cuatro años fue complicado hacer campaña, por razones que usted conoce y que padeció. Veo ilusión en la gente. Hay más confrontación porque hay nuevos partidos. Están organizándose debates que en anteriores legislaturas no pudieron hacerse. Estoy bastante contento y, por primera vez en campaña, tranquilo. Tengo buenas sensaciones.

-¿Qué proyectos se le han quedado pendientes?

-Hemos tenido recursos limitados porque estamos pagando una deuda importante. Ha sido complicado sacar adelante el PGOU, pero ya mismo estarán las obras en marcha. Nos gustaría terminar el pliego de licitación del mercado 'gourmet', rehabilitar del todo la Casa de María Barrabino y comenzar las obras de la estación de autobuses. Son los tres proyectos que dejamos pendientes para desarrollar en la siguiente legislatura.

-Dijo que prefería pactar con Ciudadanos antes que con Podemos, en este caso Adelante Torremolinos. ¿Lo mantiene?

-Me refería a que hay posibilidades a nuestra izquierda y a nuestra derecha. Con Ciudadanos hemos tenido casi un 80 por ciento de coincidencia de voto en mociones plenarias, pero con el resto de partidos ha sido un 70 por ciento. Por lo que dicen las encuestas, será más fácil pactar con Ciudadanos. Hay que ser conscientes de que hay que sumar 13 concejales si queremos un gobierno de coalición. Pero no olvido que hemos sacado adelante esta legislatura con acuerdos puntuales con todos los partidos.

-Era una preferencia por conveniencia, entonces.

-No, es una preferencia porque queremos un gobierno estable y con mayoría. La composición de esta corporación, como en casi todos los municipios grandes, obligará a dialogar y llegar a pactos para resolver los problemas de los ciudadanos. Y eso se consigue con grandes mayorías. Si no, gobernaremos en minoría como hasta ahora: con acuerdos en cada pleno.

-¿No teme que se repita la fórmula andaluza?

-Eso no depende de mí. Puede ocurrir, aunque creo que Ciudadanos tiene una percepción a nivel nacional y otra a nivel municipal. Cada pueblo tiene factores diferenciadores, una singularidad que le diferencia de otros. Mi partido no me exige pactar con una fuerza en concreto y creo que sería un error tener una única estrategia para todos los municipios.

-El PSOE ganó las elecciones el 28 de abril en Torremolinos por primera vez en más de treinta años. Aunque el mérito, de haberlo, es de Pedro Sánchez, ¿cree que su gestión ha tenido algo que ver?

-Eran elecciones generales, pero en algunas zonas puede haber tenido influencia la gestión municipal. La movilización del centro-izquierda ha sido enorme. El PSOE ha crecido en mesas electorales donde siempre habíamos tenido resultados precarios. Algunas coinciden con zonas donde se han llevado a cabo actuaciones municipales, como en la avenida Carlota Alessandri. Pero hay que ser justos: la gente votó al partido que quiere que gobierne España. Puede que nos beneficie, porque la memoria electoral es reciente. Me gustaría que la participación se aproximara al 70 por ciento. Lucharemos contra la abstención. Si la gente se queda en casa, probablemente quienes más pierdan seamos nosotros.

-¿Qué le parecen los programas del resto de partidos?

-Hay propuestas que me gustan de Ciudadanos y Adelante Torremolinos. Creo que podríamos desarrollar algunos puntos en común. Y hay otras propuestas muy complicadas de implementar, sobre todo por los costes. Parecen un brindis al sol más que propuestas reales...

-¿Se refiere al soterramiento de la avenida de la Libertad propuesta por el PP?

-Sí. Un proyecto como ese debe llevar una memoria económica. Es una actuación de enorme envergadura y tenemos una deuda muy abultada. Pagamos más de 700.000 euros todos los meses. Torremolinos tiene otras demandas de regeneración en zonas como El Calvario, la Cañada de los Cardos y otros barrios que necesitan equipamientos sociales, culturales y deportivos para dejar de tener la percepción de que son barrios dormitorio.

-¿Cuántas posibilidades tiene Del Cid de ser alcaldesa?

-Desde luego menos que nosotros. Vamos a ganar las elecciones y partiremos con una base inicial para alcanzar acuerdos. Tendremos esa posición preferencial, pero puede suceder cualquier cosa porque esto depende de la capacidad de diálogo, como ya vimos en 2015 y como hemos visto en Andalucía. Quien gane tiene además que sumar.

-La limpieza sigue siendo uno de sus caballos de batalla. ¿Cree que les puede perjudicar?

-La percepción de que una ciudad está limpia o sucia depende de las circunstancias, y en una campaña electoral siempre se usa este asunto. Nuestra ciudad, por su empuje turístico, tiene una dimensión de población flotante enorme, con más de 300.000 personas en algunos meses, y sin embargo disponemos de recursos limitados. ¿De dónde viene la suciedad? El arbolado deja muy mal las aceras, por mucho que baldees. Por eso hemos puesto en marcha un plan director del arbolado, para cambiar algunas especies. Pero no me estoy justificando. Haremos un esfuerzo para ampliar el servicio y segmentarlo por barrios, para que haya un capataz y un equipo permanente por cada zona. Tenemos que mejorar la organización, pero estamos pendientes de aprobar los presupuestos.

-Hace algunas semanas aseguró que jamás pactaría con Vox. ¿Lo mantiene?

-No gobernaremos con aquellos partidos que no defienden los derechos adquiridos por los españoles en estos cuarenta años. No compartimos proyecto de Estado ni de autonomía local. Pero somos un partido de diálogo. Hablaremos de acciones y propuestas concretas.

-No se cierra al diálogo con Vox, entonces.

-Hablaremos con todos los partidos. Afortunadamente esta legislatura se constituyó una junta de portavoces, que no existía. Y si Vox está en la corporación, hablaremos a diario. En algunas cosas llegaremos a acuerdos y en otras no. Pero no hay posibilidad de firmar un pacto de gobierno.