El concejal de Vox pone su acta a disposición del partido tras la crisis abierta por el 'caso Orgullo'

Sevilla, en una imagen de archivo. /SUR
Sevilla, en una imagen de archivo. / SUR

Antonio Sevilla, coordinador local, asume «la responsabilidad» del escándalo interno provocado por la asistencia de su número dos al despliegue a la bandera LGTBI en el Ayuntamiento

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La salida de la concejala electa Lucía Cuín de Vox por participar en un acto del Orgullo LGTBI de Torremolinos sigue coleando. El líder de la formación verde, Antonio Sevilla, único edil tras el paso de Cuín al grupo no adscrito, ha anunciado en redes sociales que pone su cargo y su acta a disposición del partido. Sevilla se considera «responsable» de la crisis abierta por la asistencia de su número dos al despliegue de la bandera gay en el Ayuntamiento, una imagen por la que Vox exigió el acta de Cuín, que se negó a entregarla al entender que «no he hecho nada malo, sólo reivindicar los derechos de un colectivo». La formación de Santiago Abascal prohíbe la participación de sus representantes en este tipo de actos, que cree que están organizados «por el lobby LGTBI».

Sevilla, coordinador de Vox en Torremolinos, comunicó la decisión de poner su cargo a disposición del partido durante una reunión mantenida con afiliados el sábado. En una carta enviada a la ejecutiva provincial, el líder local explica que «hay que ser honestos, y más con uno mismo, y saber que el acta de concejal, aunque legalmente es personal, pertenece a los más de 200 afiliados honrados, honestos y trabajadores que, con su esfuerzo, han logrado tener dos representantes en el municipio». Sevilla recrimina así que Cuín, a quien considera «culpable» de la situación, mantenga su acta de concejal pese a haber salido de la formación de Abascal para incorporarse al grupo no adscrito.

Durante una entrevista concedida a SUR con motivo de la campaña electoral, Sevilla aseguró «no tener nada en contra» del Orgullo LGTBI. A la pregunta de si mantendría la cita, el coordinador local de Vox respondió: «Tendríamos que verlo. No tenemos nada en contra. Una cosa reglada y con directrices, ¿por qué no?». Sevilla añadió: «No tenemos ningún problema con el colectivo homosexual. Para nada. De hecho, dentro de nuestras filas hay muchísimos, incluso cabezas de lista en la provincia de Málaga. Pero dentro de un orden... Y que no sea sólo eso, porque hay muchos colectivos en Torremolinos». A la hora de la verdad, sin embargo, la participación de Cuín en un acto institucional enmarcado en el Orgullo, y al que asistieron el resto de grupos políticos del Ayuntamiento, ha bastado para que Vox rompa con su número dos.

Ahora Cuín comparte la llave de gobierno que entregará la Alcaldía al alcalde en funciones y candidato del PSOE, José Ortiz, o a la líder del PP, Margarita del Cid. Vox, por su parte, ha adelantado a SUR que no aceptará la dimisión de Sevilla. El comité ejecutivo provincial muestra de este modo su respaldo al coordinador local, que también cuenta con el apoyo de la mayoría de afiliados en Torremolinos