La Mancomunidad de la Axarquía inicia el mandato con un gobierno de consenso con todos los grupos

Gregorio Campos (izquierda) felicita al nuevo presidente de la Mancomundiad, José Juan Jiménez (derecha) /A. PELÁEZ
Gregorio Campos (izquierda) felicita al nuevo presidente de la Mancomundiad, José Juan Jiménez (derecha) / A. PELÁEZ

El socialista José Juan Jiménez es elegido por unanimidad como nuevo presidente en el pleno de constitución de la entidad tras las últimas municipales

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La Mancomunidad de Municipios de la Axarquía inicia la legislatura con un gobierno de consenso integrado por todas las formaciones políticas con representación en la entidad supramunicipal, al estilo de lo sucedido también en la Mancomunidad occidental. No obstante, el acuerdo de gobierno no ha sido suscrito hasta minutos antes del pleno de constitución, convocado para esta tarde a las 17.30 horas, siendo el PP la última formación política en plasmar su firma. Ello ha permitido la elección como presidente por unanimidad de los asistentes a la sesión -sólo ha faltado al pleno la vocal del grupo no adscrito Ángela Pérez Muñoz, de Arenas, cuyo voto ha contado como abstención por ausencia-, del socialista José Juan Jiménez López, actual alcalde de La Viñuela y presidente del Centro de Desarrollo Rural de la comarca, que ha sido la única candidatura presentada. Jiménez, que sustituye en el cargo al también socialista Gregorio Campos, ha contado por tanto con el apoyo de 39 de los 40 vocales que conforman la junta general de la Mancomunidad oriental (17 del PSOE, 13 del PP, 4 de IU, 3 de PMP y 2 del GIPMTM, más un vocal no adscrito).

La composición del pleno podría sufrir sin embargo algunos cambios en las próximas semanas, toda vez que desde el PSOE se estudia ceder una de sus vocalías, concretamente la de Canillas de Aceituno, a Ciudadanos, lo que posibilitará que también el partido naranja se integre en el gobierno de concentración de la entidad. Asimismo está por ver si el alcalde de Rincón de la Victoria y presidente de la Diputación, Francisco Salado, cede su vocalía como miembro nato de la Mancomunidad a algunos de los concejales de su grupo en el Consistorio rinconero o a Por Mi Pueblo (PMP).

El acuerdo suscrito entre las cinco formaciones políticas contempla que el PSOE tenga la presidencia de la entidad, además de las delegaciones de Hacienda, Personal, Urbanismo, Asistencia a Municipios, Empleo, Desarrollo Local, Bienestar Social, Participación Ciudadana, Cultura, Educación e Igualdad, Nuevas Tecnologías, Comunicación y la portavocía del Gobierno.

Al PP por su parte le corresponden Planificación Estratégica, Recursos Europeo y Consumo, mientras que IU llevará Turismo, Formación y Agricultura, que es de nueva creación. El grupo de Por Mi Pueblo se hará cargo de Medio Ambiente, Deportes y Parque de Maquinaria, y el GIPMTM se encargará de Playas, Protección Civil, Obras Públicas y la Oficina Técnica. Todas las formaciones dispondrán de una vicepresidencia y estarán representadas en la empresa pública de Agua y Saneamiento (Axaragua). Los nombramientos no se conocerán hasta el pleno de organización.

Tras su elección como presidente, Jiménez ha destacado la unanimidad de todas las fuerzas políticas a la hora de apoyar su candidatura y ha asegurado que nadie va a encontrar en él durante los próximos cuatro años conformación, sino colaboración y entendimiento. «Quiero que todos se sientan en su casa, que nadie sea más que nadie y que todos vayamos a una, sin eludir responsabilidades. Será muy difícil, pero me voy a dejar la piel en el empeño», ha afirmado.

Jiménez, que ha tenido palabras de agradecimiento para su antecesor en el cargo, Gregorio Campos, ha señalado que la Mancomunidad es una entidad prestadora servicios, y que uno de los objetivos de este gobierno de unidad debe ser sanear Axaragua, que ha calificado como «la joya de la corona de la Mancomunidad». Asimismo ha abogado por seguir promoviendo el turismo, apoyar a los emprendedores y ver la posibilidad de buscar fuentes de financiación externas a las aportaciones de los ayuntamientos para la entidad.

Pare el presidente, este acuerdo garantiza un Gobierno «comprometido con los principios de cohesión territorial y solidaridad, que avalan que todos los habitantes de los municipios de la comarca, desde el más grande hasta el más pequeño, tengan a su alcance los mismos servicios y prestaciones«, y también ha asegurado «una gestión pública transparente y un adecuado control del gasto público«.