El Gobierno aprueba el modificado del proyecto para culminar la depuradora

EUGENIO CABEZAS

Nuevo paso para conseguir el ansiado saneamiento integral en Nerja, que acumula décadas de retrasos. El Ministerio para la Transición Ecológica ha autorizado una partida presupuestaria de 2.040.000 euros para la financiación de los trabajos que permitirán culminar la depuradora del municipio, la única que queda para conseguir el vertido cero en la Costa del Sol.

El proyecto original, adjudicado en 2013 por 23 millones de euros y cuyas obras se iniciaron en 2014, no incluía una serie de actuaciones fundamentales para la puesta en funcionamiento de la infraestructura, por lo que está pendiente de un modificado que cuenta ya con consignación presupuestaria por parte del Gobierno central. El Ayuntamiento de Nerja anunció ayer en un comunicado de que la alcaldesa, Rosa Arrabal (PSOE), ha asistido esta semana a una reunión en la sede del Ministerio con responsables de la Dirección General de Aguas, que le trasladaron que el proyecto técnico del modificado se encuentra ya aprobado.

Este modificado incluye ocho de los once puntos de vertido que estaban en el proyecto original, pero que no se tuvieron en cuenta tras la adjudicación de las obras y que no se han realizado. Según el Consistorio, la ejecución de la depuradora está al 90%, pero la culminación está condicionada al modificado en el proyecto. En el encuentro, los responsables del Ministerio también comunicaron a la regidora que el proyecto de la conexión eléctrica se ha remitido a la Junta de Andalucía y se está a la espera de que la Consejería competente dicte el informe correspondiente.

Las obras de la EDAR de Nerja están prácticamente paradas y suman más de tres años de retraso, puesto que el plazo inicial de los trabajos era de 30 meses, debido fundamentalmente a los problemas financieros de la empresa adjudicataria, que quebró en 2017. La planta depuradora, financiada íntegramente por el Gobierno central, tendrá capacidad para tratar hasta 25.000 metros cúbicos de aguas residuales al día, lo equivalente a una población de 125.000 habitantes.