Acción solidaria

La formación hacia la meta continúa

Estefanía León en la sede de Arrabal enseñando a sus alumnos del curso Microsoft Office Specialist. /Eva S. Melendo
Estefanía León en la sede de Arrabal enseñando a sus alumnos del curso Microsoft Office Specialist. / Eva S. Melendo

La asociación trabaja desde 1992 para ayudar a colectivos vulnerables a su inserción en el mercado laboral

CLAUDIA SAN MARTÍN

«¿Cómo podemos ayudar a las personas que estén en riesgo de exclusión social a encontrar trabajo?», puede que fuera una de las preguntas que se hicieron en 1992 José Carlos Montera y Jesús Corrales, los propulsores de Arrabal-AID y por aquel entonces estudiantes de la Escuela Universitaria de Trabajo Social. Desde ese mismo año, y con una red humana perfectamente conjugada, ayudan a centenares de colectivos vulnerables a incorporarse al mundo laboral. En 2018 atendieron a un total de 2.495 personas a través de su agencia de colocación, y el 41% de ellas completaron el proceso de inserción laboral.

Entre todos los proyectos que tienen en marcha, desde hace cuatro veranos, gracias al programa 'BecaMOS', una cuarentena de jóvenes se benefician de un curso clave de Microsoft Office Specialist desarrollado por la Fundación Esplai, para mejorar el currículum y facilitar la inserción laboral.

En la sede de Arrabal, y poco después de finalizar la prueba a expensas de su diploma de certificación, nos encontramos con Ángel Aguilar, Yolanda Rosales, Irina Huercano e Isaac Barroso, cuatro jóvenes de Málaga que llegaron a este curso por diferentes vías para aprender más sobre Word y Excel. Estas dos herramientas que la mayoría controla a nivel usuario albergan una gran cantidad de comandos y aplicaciones que facilitan, por ejemplo, la redacción de currículos a la hora de acceder a un empleo. «Cada persona elige en cuál se quiere acreditar. Hay muchos que eligen los dos. Estos cuatro chicos se han examinado de Word, y Yolanda y Ángel ahora harán también Excel», cuenta Francisco Palma, responsable de comunicación y técnico de empleo en Arrabal.

La preparación, que ofrece la asociación en sus instalaciones, consta de al menos seis sesiones formativas de cara al examen: «Se hace en tandas de cuatro o cinco personas para que sea más ágil, y si lo necesitan pueden contar con la ayuda del técnico» explica Palma. Los jóvenes, que comenzaron a ver su utilidad en la primera clase, encuentran en este curso una herramienta imprescindible para acceder al mercado laboral: «Nos metemos en Word para hacer cosas básicas, pero hemos descubiertos muchos comandos y aplicaciones que antes no sabíamos ni que existían», relata Yolanda Ramos, que cuando finalizó un grado medio de Gestión Administrativa quiso «ampliar sus conocimientos para encontrar trabajo de forma más sencilla». Irina Huercano e Isaac Barroso, que se conocieron como voluntarios en los campamentos de la Asociación Mangas Verdes, ven este curso muy útil para cualquier persona: «Saber utilizar mejor Word me servirá para cualquier actividad que quiera que hacer con los niños en los campamentos o para presentar un proyecto atractivo para los padres», relata Barroso.

Una Escuela de Segunda Oportunidad para el empleo joven

Arrabal-AID y Fundación Don Bosco son las dos únicas entidades andaluzas acreditadas como Escuela de Segunda Opotunidad (E2O). Dentro de esta red, la asociación ofrece distintos recursos para favorecer el retorno educativo de los jóvenes sin estudios, así como formación y prácticas para reforzar la empleabilidad juvenil. Entre estas herramientas se encuentra el curso de Microsoft Office Specialist que han realizado estos cuatro jóvenes de Arrabal en los meses de julio y agosto, programa de Red Conecta que impulsa la Fundación Esplai.

Al término del curso, Microsoft lo reconoce con un certificado oficial para la inclusión en el currículum, e incluso con un link para poder ponerlo en el mundo 2.0. «Trabajamos para romper la brecha digital, sobre todo con los jóvenes. Es importante para la búsqueda de empleo. Si no tenemos cierto manejo estamos en una doble exclusión», afirma Francisco Palma. Estefanía León, técnica de empleo de Arrabal que examinó a estos jóvenes, cuenta a SUR su experiencia en este ámbito. León se formó en Pedagogía y cree necesaria la empatía a la hora de dar clase, para que la recepción de ideas entre profesor y alumno sea mutua. «Estos chicos vienen del programa PICE, en el que se da empleabilidad, competencia digital e inglés, y luego se encaminan a una formación más específica», explica esta pedagoga. El objetivo de estos cursos, entre otros, es ayudar a atajar la problemática que afecta a miles de jóvenes en Andalucía: el paro. «Queremos que los chicos sepan que hay alternativas, que pueden seguir formándose sin altos costes para poder encontrar un empleo», remata Francisco Palma, animando a los jóvenes a luchar por su futuro y visualizarlo con más luz que opacidad.

«Entrar en el mundo laboral es complicado para los jóvenes ahora mismo»

«Entrar en el mundo laboral es complicado para los jóvenes ahora mismo» Yolanda Rosales - Grado Medio de Gestión Administrativa

«El curso me viene bien para mi inserción laboral. La experiencia cuenta mucho en un empleo»

«El curso me viene bien para mi inserción laboral. La experiencia cuenta mucho en un empleo» Ángel Aguilar - Grado Superior de Dietética

«Es una oportunidad muy importante para encontrar trabajo en mi rama de estudio»

«Es una oportunidad muy importante para encontrar trabajo en mi rama de estudio» Irina Huercano - Grado en Economía

«El saber no ocupa lugar, y en este curso hemos aprendido a usar muchos comandos de Word»

«El saber no ocupa lugar, y en este curso hemos aprendido a usar muchos comandos de Word» Isaac Barroso - Grado Medio de Electromecánica

«A la hora de dar clase hay que ser empáticos y ponerse en su lugar para un aprendizaje mutuo»

«A la hora de dar clase hay que ser empáticos y ponerse en su lugar para un aprendizaje mutuo» Estefanía León - Técnica de Empleo