Dos heridos por disparos en una cacería en Villanueva de Algaidas

Un vecino del municipio recibió más de 60 perdigonazos en un costado y permanece ingresado en el Hospital Clínico Otro cazador fue alcanzado cerca de un ojo por un proyectil

JUAN CANO| MÁLAGA

Como cada domingo, cientos de cazadores se echaron al campo en busca de la pieza de temporada, el conejo. En la localidad de Villanueva de Algaidas, la batida se desarrolló en el coto de San Isidro, donde se congregaron numerosos aficionados. Tantos, que la jornada pudo acabar en tragedia. Dos hombres resultaron heridos por disparos de escopeta en sendos accidentes ocurridos en este paraje natural acotado para la caza.

El más grave de los dos siniestros ocurrió temprano, sobre las once de la mañana del domingo. Un hombre de 46 años, vecino de la localidad, recibió un disparo de escopeta realizado por un amigo del pueblo con el que había salido de cacería, según confirmaron a SUR fuentes policiales.

La investigación apunta a que el accidente se produjo cuando uno de los cazadores divisó un conejo y le disparó sin percatarse de que su compañero se encontraba cerca del animal, ya que, al parecer, lo tapaba un olivo.

La víctima recibió en un costado entre 60 y 70 perdigonazos de un cartucho del calibre 12. Este periódico pudo contactar con una hermana del herido, quien explicó que el hombre perdió el conocimiento como consecuencia del impacto y, tras ser atendido por el médico de guardia del ambulatorio, fue evacuado en helicóptero al Hospital Clínico, donde permanece ingresado. Se encuentra estable, recuperándose de las lesiones causadas por los perdigones.

Agentes de la Guardia Civil del puesto de Villanueva se desplazaron al lugar de los hechos para investigar lo sucedido e instruir las correspondientes diligencias.

No fue el único accidente de la jornada de cacería. Ese mismo día, otro vecino del municipio fue trasladado al Hospital Civil tras ser alcanzado por un disparo de escopeta. Aunque en esta ocasión el hombre recibió tres perdigonazos, uno de los proyectiles le alcanzó cerca de un ojo, por lo que acudió a un centro hospitalario para recibir asistencia médica.

Tres accidentes en un año

A los dos accidentes de caza del domingo hay que sumar el que ocurrió el pasado mes de noviembre, en el que un vecino de Benalauría que salió a coger setas con su mujer y unos amigos recibió un disparo accidental de un cazador de Algatocín. La víctima -la tercera en lo que va de año en la provincia de Málaga- sufrió diversas heridas de gravedad.

Este caso ocurrió en el paraje conocido como Ventorro Solera, en la parte baja del río Genal, dentro del término municipal de Algatocín. El herido, de 56 años, se encontraba agachado cogiendo setas cuando fue abatido por el disparo de un hombre que se encontraba de cacería en la zona.

El cartucho de caza le alcanzó en el costado derecho, justo por debajo de la axila. Le causó varias heridas que le afectaron a distintos órganos. El personal sanitario de guardia en el centro de salud de Algatocín consiguió estabilizarlo hasta que llegaron los efectivos del servicio de emergencias sanitarias 061.

Al observar las lesiones que presentaba, los médicos solicitaron la intervención del helicóptero -al igual que ocurrió el pasado domingo- para su evacuación a la capital. El hombre ingresó en urgencias del Hospital Carlos Haya, donde incluso tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.