José Luís Utrera Gutiérrez: «El divorcio en sí mismo no es malo, pero sí lo es divorciarse mal»

El magistrado publica una guía básica con recomendaciones prácticas para abordar de la mejor forma un proceso de ruptura matrimonial «Somos una sociedad muy divorcista, pero con muy poca experiencia»

MONTSE MARTÍN| MÁLAGA
José Luis Utrera, autor de la 'Guía básica para un buen divorcio'. / ANTONIO SALAS/
José Luis Utrera, autor de la 'Guía básica para un buen divorcio'. / ANTONIO SALAS

Durante sus doce años como juez de familia ha dictado unas 10.000 sentencias de divorcio. Los muchos casos de rupturas matrimoniales que ha tenido entre sus manos han dado a José Luis Utrera Gutiérrez la suficiente experiencia como para recoger en un libro una serie de recomendaciones sobre lo que se debe y no se debe hacer. Con 'Guía básica para un buen divorcio', el juez Utrera quiere ayudar a las personas que transitan por ese momento de su vida para que lo hagan de la mejor forma posible para ellas y sobre todo para sus hijos. El manual parte de la premisa de que lo malo no es divorciarse, sino divorciarse mal.

¿Qué se pretende con esta guía?

Sobre todo ayudar a las personas que tienen que pasar por un divorcio o ruptura de pareja de hecho, aportándoles mi experiencia como juez de familia en 10.000 divorcios. Y sobre todo, la finalidad es evitar los costes emocionales de un mal divorcio, porque el divorcio, en sí mismo, no es malo, lo malo es divorciarse mal.

¿Qué cuestiones aborda en este manual?

Tiene una doble vertiente: una jurídica-legal y otra que aborda el divorcio desde una perspectiva psicológica, que ha aportado María Ángeles Peña, psicóloga del juzgado de familia. Estos procesos tienen un componente emocional importante. Yo creo que es la primera guía que hay en el mercado que aborda el divorcio desde esa doble perspectiva.

Lance desde aquí una recomendación fundamental para una pareja que quiera divorciarse

En primer lugar es fundamental que dialoguen, que hablen y que, en la medida de lo posible, traten de controlar esos sentimientos de ira, desamor, venganza y abandono que los embargan. Y segundo, que coloquen a sus hijos por encima de sus intereses personales. En tercer lugar, asesorarse con un buen abogado especializado en estas cuestiones, que tenga capacidad de negociación.

¿Cuáles son las consecuencias de un mal divorcio?

Además de los costes emocionales, los problemas que se presentan después del divorcio. La falta de diálogo, por ejemplo, cuando hay que tomar decisiones que afectan a la patria potestad de los menores. Como juez, los ex cónyuges me han pedido que decida yo sobre la elección del colegio, si el niño hace o no la primera comunión o si debe conducir un ciclomotor. El juez no tiene una varita mágica; son ellos los que deben tomar la decisión.

¿Cuántas rupturas se tramitan de mutuo acuerdo en Málaga?

Son la mayoría, en torno al 75%. En España somos una sociedad muy divorcista: de cuatro matrimonios tres acaban en divorcio. Estamos por encima de la media europea, aunque tenemos poca experiencia, poca cultura de divorcio. Por ejemplo, interpretamos como una muestra de desconfianza o de falta de afecto el hecho de que antes del matrimonio la pareja pacte un régimen económico y de cautelas legales. Eso no ocurre en otros países.

¿Cuánto dura como media un matrimonio?

Unos seis años. El matrimonio empieza a hacer aguas cuando termina su fase más lúdica. Después del primer hijo suelen empezar los problemas de convivencia.