La fábrica de sistemas de combate de Navantia en San Fernando acumula pedidos por 500 millones

La compañía espera contratos para la modernización de la tecnología de comunicaciones de armadas suramericanas Las estructuras más complejas que incorporan los buques de la naval pública se desarrollan en el centro isleño

JAVIER LÓPEZ
LABORATORIO. En Faba se desarrollan las consolas con las que se 			  gobierna el buque. / SUR/
LABORATORIO. En Faba se desarrollan las consolas con las que se gobierna el buque. / SUR

La joya de Navantia se llama Sistemas Faba, la Fábrica de Artillería de Bazán. En las instalaciones de este departamento de la compañía en el centro de trabajo de la constructora naval en San Fernando se desarrolla y construye el corazón de los barcos civiles y el doble corazón de los buques de guerra, el sistema de control de la nave y el de combate. Mediante complejas aplicaciones informáticas que producen los técnicos de la empresa se gestiona la navegación del buque y el funcionamiento de las armas que pueda incorporar en el caso de los buques de guerra. Y no sólo de informática vive Faba, también construye cañones de distintos calibres que artillan proyectiles de hasta 73 milímetros. Con esta capacidad de trabajo, este departamento de Navantia factura anualmente de 100 a 150 millones de euros y acumula pedidos por valor de 500 millones de euros. La plantilla de Sistemas Faba asciende a 329 trabajadores, de los que uno de cada tres es técnico superior y más de la mitad realiza labores de ingeniería. Dicho de otro modo, se emplea a más personal en crear estos sistemas que en producirlos. Sólo en el área de ingeniería, Faba cuenta con una red de seis empresas subcontratistas. Las instalaciones en las que trabajan no son secretas -son sobradamente conocidas-, aunque la naturaleza militar del trabajo que desarrollan obliga a la Armada y a la OTAN a imponer severas restricciones a su acceso. Las líneas de actividad que se desarrollan son seis: integración de sistemas de combate, mando y control, sistemas de control de fuego, de armas, de comunicaciones y de plataforma. La tecnología de gestión del armamento en los buques de guerra recibe la información de los sensores, la analiza y, posteriormente, da la orden de ejecución a las armas del buque. La dirección del tiro, por otro lado, se controla mediante el sistema Dorna. El que incorporarán los submarinos S80, por ejemplo, analiza el movimiento de los blancos, gestiona los contactos y las amenazas e integra sensores de guerra electrónica; por sonar monitoriza los ruidos propios y realiza alertas de intercepciones acústicas. Los sistemas de mando y control desarrollados en Faba se encuentran en seis naves distintas, las fragatas F100, el submarino S80, el Buque de Proyección Estratégica, el Cazaminas Clase Segura, el Buque de Apoyo al Combate y el Buque de Acción Marítima. La tecnología integrada de comunicaciones son el conjunto de consolas, así como los equipos de radio y de comunicación satélite que permite los contactos con el exterior del buque, así como entre las distintas dependencias de éste. Hasta la actualidad se han instalado siete sistemas de este tipo y se trabaja en el desarrollo de cinco tipos de buques diferentes. En las perspectivas de trabajo futuro en lo que respecta a esta línea de actividad sólo hay un encargo a día de hoy. Navegación El control de plataforma integrado es el sistema de elementos informáticos de hardware -parte física de los ordenadores- y software -los programas que se ejecutan en una computadora- que gestionan y supervisan todos los equipos de abordo a excepción del sistema de combate. La navegación también se gestiona desde estos equipos que se fabrican en Faba. De hecho, la capacidad de comunicación con el exterior con la que se dotan los buques que incorporan los productos de esta fábrica permite que un buque que se pueda encontrar doblando el cabo de Buena Esperanza al sur de África sea gobernado desde Cádiz o cualquier otro lugar del mundo, así como que se monitorice su funcionamiento de forma remota. La compañía espera aumentar su proyección en el Ejército de Tierra próximamente. Los sistemas que controlan los disparos de las armas que se instalen en un buque pueden ser igualmente utilizados para gestionar disparos en tierra. Faba va a acometer la modernización de los sistemas integrados de todos los buques de Australia y Venezuela. Asimismo, la constructora naval pública cuenta entre sus planes con la penetración del mercado suramericano. El objetivo que se ha marcado la dirección es hacerse con contratos de rehabilitación de los sistemas de los submarinos de más edad con los que cuentan las armadas de los países de la zona.

Fotos

Vídeos