Los constitucionalistas consideran que no hubo declaración de independencia

Coinciden en que el texto firmado por 72 diputados no tiene efecto legal, aunque también avalan que se requiera una explicación a Puigdemont

ANDER AZPIROZ

madrid. ¿Proclamó Carles Puigdemont la independencia de Cataluña y acto seguido la suspendió durante su discurso en el Parlament? ¿Tiene algún efecto jurídico la declaración que a la conclusión de la sesión firmaron los 72 diputados de Junts pel Sí? A la espera de que el presidente catalán responda al requerimiento del Gobierno en el que se le exige que aclare sus palabras, los expertos constitucionalistas se esfuerzan en discernir qué ocurrió en la Cámara catalana y qué consecuencias puede acarrear.

«En el discurso coral de Puigdemont no hubo declaración de independencia porque, según se establece en la propia ley del referéndum, debe de ser un acto parlamentario. Y no en el sentido de que se realice en el recinto, sino en el de la participación, algo que no se produjo». Esta es la valoración de Yolanda Gómez, catedrática de Derecho Constitucional de la UNED. Gómez sostiene que la «ambigüedad» de Puigdemont estaba perfectamente calculada. Considera que «también fue un discurso moderado dirigido a las televisiones extranjeras con el fin de ganar simpatía internacional y presionar para que se produzca una mediación internacional». En cualquier caso, añade la profesora , se quitó la careta apenas media hora después con la firma de la declaración junto al resto de diputados independentistas.

Juan José José Solozábal, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid, coincide en que no se produjo declaración de independencia, y si se hizo se suspendió de inmediato. Ahora bien, otra cosa es la declaración que se firmó después. En opinión de Solozábal, «la firma no tiene ningún valor porque una decisión de tal calibre solo se puede adoptar en los órganos institucionales». Pero otra cosa es la significación política y por eso el catedrático considera correcto y prudente que el Ejecutivo central pida a Puigdemont que aclare «qué es lo que pretendía y qué es lo que hizo». Sea como fuere, Solozábal se muestra muy crítico con el comportamiento del presidente de la Generalitat. «La actuación de Puigdemont fue insólita, no mostró un mínimo de decoro institucional y retorció una vez más todo el derecho, hasta el aprobado por el propio independentismo», zanja.

Gómez también avala que se haya enviado un requerimiento al jefe del Ejecutivo catalán para que dé una explicación sobre si el lunes se proclamó la república catalana o no. Y si Puigdemont responde que sí hubo una declaración de independencia, y por mucho que segundos después quedase en suspenso, «la aplicación del 155 estaría justificada, como poco».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos