Diario Sur

El chef Carlos Caballero apadrina el nuevo curso de la Escuela de Hostelería en Estepona

Carlos Caballero durante la presentación del curso.
Carlos Caballero durante la presentación del curso. / L.P.
  • El cocinero compartió su experiencia en el programa 'Top Chef' y su trayectoria profesional tanto en La Rebaná como en La Deriva

El cuarto curso de la Escuela de Hostelería de Estepona dio ayer comienzo en su especialidad de Cocina con la presencia de un padrino que aconsejó a los alumnos sobre la profesión a la que están accediendo. Esta tradición que cumple su tercer año llevó ayer al Palacio de Exposiciones y Congresos al chef Carlos Caballero, que tras regentar el restaurante 'La Rebaná' en Málaga durante 15 años, saltó a la fama tras su paso por el concurso culinario 'Top Chef'.

«Estoy muy contento de estar aquí porque no hay nada más bonito que poder formar a personas y ver la evolución de cada uno. Ser cocinero no es sólo una profesión, es un modo de vida», advirtió el ahora chef del restaurante La Deriva, quien compartió su experiencia profesional y televisiva con los alumnos.

«En 'Top Chef' no entré por mi cocina, sino por encajar en un perfil. Es una experiencia más que me llevo en la vida, pero la televisión no te quita de trabajar. La repercusión que puedes tener por el paso televisivo puede ser positiva o negativa. Yo ya tenía cierto prestigio y a mí me sirvió positivamente», explicó Caballero. El chef quiso enterrar el hacha de guerra entre la cocina tradicional y la denominada de autor, diferenciando sólo entre la buena o la mala cocina.

«Yo lo primero que pido al entrar en un restaurante es una ensaladilla rusa y unas croquetas. Si eso no está bueno, ya que no me sirvan ni una espuma de bogavante», afirmó el cocinero, quien defendió la necesidad de contar con personal formado para la hostelería de la Costa del Sol. Desde su apertura en 2013, la Escuela de Hostelería ha conseguido el pleno empleo de sus alumnos.