Expertos advierten de la necesidad de impulsar la construcción en Marbella al agotarse el stock

Vista aérea de una de las obras que se están ejecutado en el municipio.
Vista aérea de una de las obras que se están ejecutado en el municipio. / Josele-Lanza -
  • El último informe de Tinsa señala que Málaga capital y otros puntos de la costa occidental acabarán en dos años con el mercado disponible de segunda vivienda nueva

Expertos advierten de la necesidad de empezar a construir en determinados puntos de la provincia de Málaga, especialmente en Marbella, donde el estocaje de vivienda vacacional nueva es «residual». Igualmente apuntan a otras localidades como Málaga capital, Benalmádena y Torremolinos, donde empieza a ser necesario construir para evitar el desabastecimiento en un periodo no superior a los dos años. Son algunas de las conclusiones que arroja el último informe de la sociedad de tasación Tinsa, en su análisis de la vivienda en la costa española en 2015.

El azote de los años más duros de la crisis dejó a su paso grandes bolsas de viviendas muy difíciles de digerir en un mercado al ralentí -indica el informe- en muchos puntos de la costa española, si bien la situación a día de hoy es bien distinta en función del enclave sobre el que se ponga el foco. Así, en la provincia de Málaga se señala a Marbella y Benahavís como excepciones de municipios en una situación de «recuperación».

En el caso de Marbella se incide en una idea sobre la que vienen haciendo hincapié desde hace tiempo constructores y promotores de la zona: la sobreoferta de Marbella es «residual» y además de difícil salida, al no ajustarse a la nueva demanda surgida de la mano de un cliente mayoritariamente extranjero y que busca un producto exclusivo, con calidades de lujo y un diseño moderno.

Durante el pasado año Marbella se situó entre las cinco localidades costeras -excluidas las grandes capitales- que registraron un mayor número de operaciones de compra venta de vivienda, según los datos del Ministerio de Fomento, con un total de 3.997 (un 28,7% más que el año anterior). Además experimentó un crecimiento del 101% en compraventa de obra nueva. Destaca en este apartado el caso de Manilva, con una subida del 193%.

Comprador extranjero

La mayor parte de estas operaciones han tenido como protagonista al inversor extranjero, que ha aumentado su protagonismo durante la crisis. Según las estimaciones de Tinsa, el 60% de las operaciones realizadas en Marbella y Manilva se han llevado a cabo de la mano de compradores de Reino Unido, Irlanda, Noruega, Suecia, Francia, Bélgica, Suiza, Norte de África y Golfo Pérsico.

Esa escasa oferta de la que hablan y advierten los profesionales se está viendo compensada, aunque de manera incipiente de momento, con el desembarco de las primeras grúas para nuevos productos en desarrollo que se empiezan a vender sobre plano. Nuevas inversiones que aterrizan además de la mano de fondos que se están posicionando en la compra de suelo. En esta misma situación, indica el estudio de Tinsa, se encontrarían Mijas, Estepona y Benahavís. Un panorama alentador que surge precisamente en mitad de la polémica surgida por la anulación del PGOU de Marbella y el Plan de Ordenación de la Costa, y las consecuencias -aún por definir- sobre el desarrollo de los planes de construcción previstos.

Dentro de la provincia de Málaga el informe de la sociedad de tasación localiza tres zonas bien diferenciadas. La zona de la Axarquía, donde se detecta una estabilización de precios y la reactivación de la demanda nacional. En estos municipios, el nivel de stock de obra nueva siguen siendo relevante, aunque «tiende a reducirse». No se observa el inicio de nuevos proyectos y la poca actividad detectada se localiza en la continuidad de promociones que han estado paralizadas en los años de la crisis.

En otro estadio se sitúan los municipios de la costa occidental entre Torremolinos y Mijas, donde se detecta un creciente interés por promociones paralizadas. En este caso la bolsa de vivienda disponible es «relevante» pero en «descenso continuado», empujado fundamentalmente por una rebaja importante de precios. Además, no se han reactivado todas las promociones que quedaron paralizadas en su día por problemas de económicos, aunque sí algunas con obras prácticamente terminadas que se han puesto a la venta por los bancos.

Los promotores nacionales y extranjeros son los que han traído de vuelta a las grúas al paisaje de los municipios entre Marbella y Manilva. El informe de Tinsa detecta «síntomas de recuperación» en Marbella y Benahavís, e «indicios de mejora» en las vecinas Estepona, Casares y Manilva, donde además se concentra un mayor stock, prácticamente inexistente en Marbella.

Un dato relevante que pone de manifiesto la confianza, al menos hasta ahora, en la zona es el hecho de que en los puntos más consolidados como Marbella y Benahavís, el 70% de las compras realizadas se realizan al contado.