El plazo para registrar el ADN canino se amplía hasta final de año ante la floja respuesta ciudadana

Prueba realizada en un centro veterinario de Guadalmar. /Salvador Salas
Prueba realizada en un centro veterinario de Guadalmar. / Salvador Salas

Sólo 8.000 de los 98.000 perros censados en la ciudad tienen tramitado su perfil genético, que será usado para multar a quien no recoja los excrementos de su mascota

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

A día de hoy, únicamente 8.000 de los cerca de 98.000 perros que hay censados en Málaga capital están identificados genéticamente, un trámite obligatorio que cuesta 35 euros y que permitirá al Ayuntamiento sancionar a quienes los abandonen, maltraten o no recojan los excrementos. Los seis meses de moratoria antes de que la Policía Local pudiera empezar a multar expiraban el próximo 1 de noviembre, pero en vista de que apenas uno de cada diez dueños de perros ha inscrito el ADN de su mascota en el banco genético municipal el Consistorio ha optado por dar más tiempo y ampliar el plazo hasta el 31 de diciembre. La medida también se ha adoptado en respuesta a la solicitud planteada por el Colegio de Veterinarios de Málaga ante la mayor demanda de análisis experimentada en las últimas semanas por parte de aquellos que han optado por apurar hasta el final.

En cualquier caso, el escaso bagaje constatado hasta la fecha hace difícil que la mayoría de propietarios vayan a obtener el perfil de su perro tal y como establece la nueva ordenanza de animales que entró en vigor a finales de abril. Los que no lo hagan se expondrán, en principio a partir del 1 de enero, a ser sancionados con una multa de hasta 500 euros, aunque se prevé que rondará los 150. ¿Cómo se controlará? Pues con la chapa acreditativa que los canes deberán llevar o, en su defecto, la tarjeta que se les entregará a sus dueños.

En este sentido, cabe reseñar que los 35 euros que cuesta la prueba de identificación son subvencionables por el Ayuntamiento para personas desempleadas, siempre que los perros estén dados de alta correctamente en el Registro Municipal, con su microchip incluido. La solicitud para beneficiarse de esta ayuda hay que presentarla en cualquiera de las Oficinas Municipales de Atención al Ciudadano) de los distritos.

Quienes no se acojan a esta bonificación municipal tendrán que adquirir este vale de 35 euros en la propia clínica o bien a través del Colegio de Veterinarios. Una vez obtenido, la clínica realizará la extracción de sangre al animal y le entregará al dueño una documentación provisional que certificará que ha cumplido este trámite. Posteriormente, cuando se complete la inclusión del perfil genético en el censo municipal se le proporcionará la chapa y la tarjeta identificativa. De esta forma, la Policía Local podrá comprobar fácilmente quién no ha sometido a su mascota a esta prueba.

Este control policial se activará en enero. Del mismo modo, a partir de esa fecha será también cuando el personal de la empresa adjudicataria del servicio de control de plagas, acompañado de un funcionario que dará fe y asegurará la cadena de custodia, podrá tomar muestras de las heces que encuentre en la vía pública y mandarlas a un laboratorio para compararla con los perfiles genéticos registrados y así localizar al dueño, quien además de abonar la correspondiente multa por no recoger los excrementos (suele rondar los 200 euros pero puede llegar hasta los 500 si tiene lugar en parques, calles peatonales o zonas de gran afluencia) también se le repercutirán los 18 euros que cuesta la prueba. El laboratorio al que se enviarán las muestras se contratará a través de un concurso público.

Fotos

Vídeos