Diario Sur

Solarización, un sistema para desinfectar el suelo

Su objetivo es reducir la población de patógenos del suelo (hongos, que son los más frecuentes; bacterias y nematodos, entre otros), los cuales provocan enfermedades en los cultivos y por consiguiente mermas en las producciones. La técnica es conocida como solarización y consiste en cubrir el suelo dedicado al cultivo con plásticos transparentes, sin encalar, y finos, para facilitar una mayor transferencia del calor, durante los meses de mayor temperatura (julio y agosto), cuando está libre de cultivos. De este modo, se consigue aumentar la temperatura del suelo. Los rayos solares atraviesan el plástico y el calor penetra en la tierra provocando la desaparición de una gran cantidad de patógenos. Según algunos expertos, esta técnica reduce los parásitos existentes en el tierra, ya que los patógenos mueren con temperaturas de 50º C.

Según la FAO, la solarización del suelo es un proceso que tuvo sus orígenes en las épocas tempranas de la agricultura cuando esta práctica fue usada para cubrir el suelo y las plantas con materiales orgánicos e inorgánicos para formar una barrera protectiva contra las heladas. El suelo así calentado fue usado para aumentar el crecimiento de las plantas y la cobertura también fue utilizada para limitar la evaporación de agua del suelo, para controlar malezas, para mejorar la estructura del suelo y para combatir la erosión.

La eficiencia de la solarización del suelo para controlar las plagas del suelo dependen del tiempo y la temperatura y se basa en el hecho que muchos patógenos de las plantas, las malezas y otras plagas, son mesófilos. En la comarca de la Axarquía hay productores que se dedican al cultivo de hierbas aromáticas que llevan ya algún tiempo practicando la solarización del suelo como método de desinfección aprovechando los meses de julio, agosto y parte de septiembre.