Crítica de música

'EL MESÍAS' EN NUESTRA NAVIDAD

MANUEL DEL CAMPO

El Concierto de Navidad, sexto de la XXVIII temporada de abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga en nuestro Teatro Cervantes, incluía el oratorio 'El Mesías', de G. F. Haendel, en la versión instrumental de W. A. Mozart.

Un oratorio, y en cualquier diccionario puede encontrarse, es una gran composición vocal para solistas y coro con acompañamiento de orquesta, que tiene un carácter lírico-dramático, carece de acción, así como de escenografía, distinguiéndose por su asunto religioso, en muchas ocasiones sobre textos bíblicos. En Alemania ha tenido grandes representantes como J. S. Bach, Matheson, Schultz y, sobre todo, Haendel, decayendo después del Barroco. Este G. F. Haendel (1685-1759), considerado rey del oratorio, tuvo en ese campo una gran actividad, que se extiende entre 1704 y 1751, habiendo dado al ismo títulos como 'Saúl' (1738), 'Sansón' (1743) y, sobre todo, 'El Mesías' (1742), obra esta última, como se entenderá, muy relacionada con estas fechas navideñas.

Mozart, que sentía una gran admiración por Haendel, trabajó sobre la partitura de 'El Mesías', retocando diríamos la orquestación original, en especial hizo el añadido en instrumentos de viento (flautas, oboes, clarinetes, fagotes, trompas, trompetas, trombones) y timbales. Todo ello sin separarse del espíritu haendeliano. Haendel dejó 11 partituras originales de 'El Mesías', adaptándose a las circunstancias de su ejecución, que cambiaban, y la versión de Mozart no fue publicada hasta 1803 por Breitkopf y Märtel. Por cierto, que en el siglo XIX se interpretó este oratorio acorde con la moda romántica.

Igor Ijurra, uno de los directores corales más acreditados de nuestro país, llevó la responsabilidad anteanoche y anoche de este 'El Mesías' del Cervantes como director musical. Lo hizo con seguridad y conocimientos al frente de la Orquesta Filarmónica de Málaga, la Coral Cármina Nova que dirige Diego González y el cuarteto vocal solista. Claro en el gesto y muy atento a concertar a todos los intérpretes. Buena fue la respuesta de los profesores de la OFM y de los coralistas de Cármina Nova, evidentemente conjuntados y atentos al matiz que se les pedía. Fue de lo más destacado de la noche del jueves el trabajo de esta coral malagueña (tal vez un mayor número en las voces masculinas sería preciso para obras de esta envergadura). Las voces solistas estuvieron desiguales, más destacada para nosotros la mezzosoprano Marta Infante, muy expresiva en sus aris y con emoción; correcta la soprano Isabel Monar; el tenor Enrico Iviglia mejoró a medida que transcurría el oratorio, y el barítono Thomas Laske no tuvo la intensidad deseada para su cuerda.

Prácticamente se llenó el Teatro Cervantes y fueron muchos los aplausos dedicados a los intérpretes de 'El Mesías'. Como final, con felicitación navideña, el consabido 'Noche de paz', no con la instrumentación más habitual entre nosotros y con participación del público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos