Diario Sur

Fancine calienta motores

Algunos alumnos conversan con uno de los actores que participaron en la gymkana organizada por Fancine. :: paula hérvele
Algunos alumnos conversan con uno de los actores que participaron en la gymkana organizada por Fancine. :: paula hérvele
  • Más de 100 jóvenes participan en una gymkana del terror por Teatinos que sirve de aperitivo del ciclo de cine que comienza el próximo día 9

Málaga. El Fancine de la Universidad de Málaga da rienda suelta a su creatividad organizando actividades previas al inicio de su festival, como la Gymkana Fantástica y de Terror que tuvo lugar el pasado miércoles en el campus de Teatinos. Más de 100 jóvenes se presentaron a las 20.00 horas en el Contenedor Cultural para informase y participar en la competición, para la que tuvieron inscribirse previamente. La zona verde del recinto estaba ambientada como si de una película de terror se tratase, con manos y pies ensangrentados colgados de los árboles y rociados por el cesped.

Los jóvenes dedicaron 15 minutos a interactuar entre ellos y a fotografiarse con los chicos que animaban el ambiente disfrazados de personajes de terror, como la niña de 'El exorcista', un demonio, un payaso malvado y el personaje de la película 'Scream', dando un buen susto a más de uno.

Tras lograr un poco de orden, los organizadores del evento, Cristina Rivas, Carmen Sedeño, PabloCollantes y Jon Sedano, explicaron a los allí presentes todo lo que debían de saber acerca de la competición. Los participantes tenían que formar grupos de tres personas -se constituyeron unos 50 aproximadamente-, y el objetivo principal de la gymkana era superar todas las pruebas de tématica de terror que se localizaban en las distintas facultades y escuelas del campus universitario, como Derecho, Medicina, E.T.S.I. de Telecomunicación, Ciencias y Ciencias de la Comunicación, terminando en el lugar de inicio y superando la prueba final.

Nervios y risas

El primer reto que se realizó en Derecho consistió en que cada miembro del grupo debía representar una obra de terror clásica para que sus dos compañeros la adivinasen; si la acertaban recibían una pegatina. La dificultad de la gymkana consistía en que los tres miembros del grupo tenían que conseguir todos adhesivos y llegar los primeros a la meta. El resto de pruebas tenían la misma finalidad, algunas más dificiles y otras menos, pero en todas los nervios y las risas se apoderaron de los participantes. Un ambiente de diversión y terror que les conquistó.

El grupo que llegó en primer lugar con todas las pruebas superadas y todas las pegatinas se llevó, nada más y nada menos, que 300 euros, mientras que los que terminaron en segundo y tercer lugar ganaron una mochila y un bolso de alta gama, respectivamente. El resto de participantes se conformaron con la mochila, la libreta y el lápiz del Fancine que les regalaron al comienzo de la gymkana, además de la experiencia y nuevas amistades que se llevaron aquella noche.