Los clubes de playa de Torremolinos se reinventan

Clubes de playa como Nuevo&Sur ofrecen fiestas de día y una amplia gama de cócteles. /José Miguel Pola
Clubes de playa como Nuevo&Sur ofrecen fiestas de día y una amplia gama de cócteles. / José Miguel Pola

Varios chiringuitos de Los Álamos ponen música y diversión a las tardes de verano entre cócteles, tapas y camas balinesas

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las aburridas sobremesas familiares de verano tienen los días contados. Al menos en Los Álamos, donde varios chiringuitos han evolucionado en los últimos años hacia el concepto de ‘beach clubs’, una seductora combinación de cócteles y comida ligera entre tumbonas, camas balinesas y música en directo. Estos clubes de playa, propios de destinos turísticos como Marbella, Sotogrande, Mallorca, Formentera o Ibiza, han dejado de funcionar como discotecas abiertas hasta el amanecer debido a las recientes restricciones horarias impuestas por el Ayuntamiento y llegan a Torremolinos dispuestos a revolucionar las tardes estivales.

La renovación de estos locales a pie de playa consolida Los Álamos como una de las zonas predilectas para disfrutar de las últimas horas de sol, con una oferta que oscila entre picoteos asequibles a todos los bolsillos y botellas de Moët & Chandon que superan los doscientos euros. Nuevo&Sur, abierto desde junio, ha sido el último establecimiento en incorporarse a la lista de ‘beach clubs’ de Torremolinos. Ubicado en el antiguo Maracas, sus dueños prevén reformar el local en invierno para terminar de adaptarlo a su concepto de ‘street food’ y cócteles, que ya funciona en el restaurante que tienen en calle Madre de Dios, en Málaga capital, junto al Teatro Cervantes.

Arriba, los chiringuitos organizan eventos diurnos. Abajo, a la izquierda, los dj’s Les Castizos. A la derecha, tacos en La Playa Summer. / SUR y José Manuel Pola

La fiebre por el ‘gintonic’ encuentra su mejor antídoto en la mezcla de marcas ‘premium’ y frutas de Nuevo&Sur, como en el combinado de la famosa ginebra finlandesa Napue, servida con frambuesa y romero. Su carta, basada en platos mediterráneos y orientales, funciona como colofón, o punto y seguido, a una jornada playera. «Tenemos público de todo tipo, pero entre semana suelen venir familias, mientras que los fines de semana, sobre todo los domingos, cuando organizamos fiestas con el dúo de dj’s Les Castizos, se llena de gente joven», explica su propietario, Benjamin van Roekel.

Zumos y ‘veggies’

La Playa Summer Club, punto de encuentro para surferos, es uno de los establecimientos más veteranos de la zona. Sus zumos naturales y ‘veggies’ (batidos vegetales) causan furor entre deportistas y defensores de la moda ‘healthy’. Como ejemplo, su combinación denominada Fresh: naranja, zanahoria, pera, agua de coco y semillas de chía. Tampoco faltan las ensaladas, los nachos o las hamburguesas, versión vegana incluida. Su adaptación al nuevo horario de Los Álamos, que marca como límite las dos de la mañana entre semana y las tres durante los fines de semana, ha sido poco traumática. «Promovemos el ‘copeteo’ de tarde con un ambiente familiar pero joven», detalla su responsable de Relaciones Públicas, Cristina Arcos.

También en El Bajondillo comienza a extenderse el concepto de ‘beach clubs’. El chiringuito Edén, declarado por la revista Shangay como el destino de playa más ‘gayfriendly’ de Europa, dispone de hamacas para parejas, camas balinesas y superficie suficiente para acoger fiestas como el Wonder Gay Festival o el Mad Bear, la reunión de ‘osos’ que este mes ha atraído a miles de personas a Torremolinos. El ‘beach club’ LGTBI por excelencia de Andalucía ofrece cócteles de autor y hasta un ‘plato fitness’ «para chicos de gimnasio», aunque en este establecimiento todo el mundo es bienvenido… salvo los niños. «Tenemos clientes de todo tipo, desde el típico cuerpo esculpido hasta hombres de sesenta y setenta años que beben champán, ¡y también heteros!», explica Massimo Rietti, su encargado.

Otros clubes de playa como Kokun, Café del Sol, Moliére, Playa Miguel o El Horno, consolidados desde hace años, completan la oferta más festiva del paseo marítimo de Torremolinos, una tendencia que ha llegado para quedarse.

Fotos

Vídeos