Diario Sur

Las pérdidas del Palacio de Congresos provocan la revisión de sus eventos

Imagen de la última edición de la Feria del Vino y la Alimentación, celebrada hace un año. :: a. g.
Imagen de la última edición de la Feria del Vino y la Alimentación, celebrada hace un año. :: a. g.
  • El proceso de liquidación de la antigua empresa municipal frena parte de la actividad del recinto, que será gestionado por el Ayuntamiento

La liquidación del Palacio de Congresos de Torremolinos, que pasará a ser gestionado directamente por el Ayuntamiento tras la disolución de su empresa municipal por pérdidas, ha provocado la modificación del calendario de eventos del recinto. La Feria del Vino y la Alimentación, una de sus citas tradicionales, no se celebrará este año por primera vez en casi dos décadas, una situación imprevista por las empresas participantes, muchas de ellas con la fecha reservada desde hace meses. Desde el equipo de gobierno sostienen que no se trata de una cancelación, sino de «un replanteamiento» del enfoque y los contenidos de este evento, consolidado como una de las grandes referencias del sector vitivinícola en Andalucía y que suele celebrarse a finales de noviembre.

Entre las empresas que tradicionalmente tenían espacio en la muestra destacan importadoras de vino hacia mercados asiáticos, estadounidenses y europeos. A la última edición, celebrada hace ahora un año, acudieron más de 120 firmas entre bodegas, distribuidoras y marcas del sector agroalimentario. Fuentes municipales afirman que los números rojos presentados por la cita en los últimos años obligan a un reajuste en su formato. Desde el Gobierno municipal insisten en que el aplazamiento «no es arbitrario» y revelan que la última edición arrojo pérdidas por valor de 19.097 euros, una situación «insostenible» en el actual contexto económico del Ayuntamiento, que arrastra deudas por valor de más de 180 millones de euros, según un informe del interventor municipal.

El PSOE, que gobierna en minoría, mantiene que «nadie se ha cargado la Feria del Feria del Vino y Alimentación Mediterránea» y apuntan que «se está valorando una mayor idoneidad de su actual fecha de celebración». Los socialistas aseguran que la cercanía de la vendimia y la imposibilidad de la venta directa «han provocado que muchas bodegas no hayan participado en la feria», por lo que este cambio «es una oportunidad para potenciar y profesionalizar» la cita. Desde la oposición, sin embargo, recelan de estos argumentos y reclaman al Gobierno que preside José Ortiz que «no deje morir» el Palacio de Congresos de Torremolinos, uno de los recintos más amplios y mejor equipados de la Costa del Sol.

Alianza

El Palacio de Congresos informó en abril de la alianza entre la Feria del Vino y la Alimentación y la Feria del Aceite de la Costa del Sol, un acuerdo de colaboración que incluía su celebración simultánea entre el 19 y 21 de noviembre de este año. Desde el Ayuntamiento alegan que esta alianza, que tenía como objetivo reforzar el peso de ambas citas, tuvo lugar tres meses antes de que el Ministerio de Economía y Hacienda ordenara la disolución del consorcio. La muestra fue distinguida con el premio Excelencias Gourmet, entregado en la Feria Internacional de Turismo celebrada en Madrid.

El Ayuntamiento anunció en verano la disolución de la sociedad mercantil del Palacio, de capital cien por cien municipal, por su desequilibrio financiero, así como su intención de mantener las actividades del recinto y subrogar a los empleados. Tras las pérdidas registradas en 2013 y 2014, la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local obliga a la disolución del consorcio, según un escrito remitido al Consistorio el pasado 22 de julio por el Ministerio de Hacienda, que recuerda que, tras acumular pérdidas durante dos años consecutivos, el Palacio debería haber puesto en marcha antes de diciembre de 2014 un plan de corrección de su desequilibrio económico que nunca se llevó a cabo.