Diario Sur

El Ayuntamiento continúa sin reponer el entorno de una de sus torres vigía

El Ayuntamiento anunció en septiembre la inminente reposición del entorno, que ayer continuaba igual.
El Ayuntamiento anunció en septiembre la inminente reposición del entorno, que ayer continuaba igual. / A. G.
  • La zona, declarada BIC, lleva años alterada por las obras sin licencia de un restaurante colindante que trataba de «dar un aire ibicenco» al espacio

::Casi dos meses han pasado desde que el Ayuntamiento de Benalmádena anunciara la reposición del entorno de la torre vigía de Torremuelle, construida en el siglo XVI. La zona, declarada Bien de Interés Cultural, lleva años alterada por unas obras sin licencia ejecutadas por los responsables del restaurante colindante, que pintaron de blanco algunas piedras centenarias y construyeron una jardinera, un muro y varios bancos «para dar un aire ibicenco» a los alrededores de la torre, uno de los tres monumentos de este tipo con que cuenta el municipio. Pese a que el Consistorio aseguró en septiembre que las obras para devolver este entorno histórico a su estado original se ejecutarían de forma inminente, ni la empresa ni el Gobierno municipal han movido ficha aún, una situación que comienza «a desesperar» a los vecinos, que hace años iniciaron un proceso administrativo y judicial que propició la apertura de diligencias previas por parte de la Fiscalía de Málaga.

Defensor del Pueblo

El Defensor del Pueblo Andaluz llegó a reprobar a la coalición de gobierno presidida por el PSOE, y de la que también forman parte Costa del Sol Sí Puede, Izquierda Unida, Alternativa por Benalmádena y los tres exconcejales de Ciudadanos, por haber incurrido «en el incumplimiento del deber legal de colaborar con esta institución en sus investigaciones e inspecciones», en referencia a la falta de información ofrecida por el equipo del alcalde Víctor Navas. En una carta remitida al regidor, el Defensor recordó que «es deber de los ayuntamientos ejercer sus competencias para la debida protección de la legalidad urbanística y el restablecimiento del orden jurídico perturbado, preceptos legales que podrían estar siendo vulnerados» por el Consistorio benalmadense «ante su aparente pasividad».

En octubre de 2015, Navas instó al Área de Disciplina Urbanística a exigir al dueño del establecimiento que eliminase el enfoscado y la pintura del entorno de la torre. Más de un año después, los vecinos reclaman al Ayuntamiento que ejecute las obras de forma subsidiaria. Este verano, tras desestimar el último recurso interpuesto por el restaurante, el Consistorio advirtió de que las obras serían realizadas por la administración local e incluso notificó el importe al que ascienden estos trabajos que meses después continúan sin realizarse.