Psicólogos de Educación evalúan a los compañeros de la niña de La Cala del Moral

Psicólogos de Educación evalúan a los compañeros de la niña de La Cala

  • Los profesionales están analizando los niveles de estrés y ansiedad de los pequeños por la actitud «agresiva y violenta»de la menor discapacitada

Los veinte compañeros de la niña discapacitada de 10 años, diagnosticada de un trastorno de espectro autista, que cursan cuarto curso de Primaria en el colegio público Gregorio Marañón de La Cala del Moral, en Rincón de la Victoria, comenzaron ayer a recibir la asistencia psicológica de tres profesionales designados por la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía, tras la reunión que tuvo lugar en la tarde del pasado lunes entre los progenitores de los pequeños, que acusan a la menor de «acosar y de tener atemorizados a sus hijos por los constantes insultos y agresiones físicas» que supuestamente sufren, el abogado y un portavoz de la familia.

Según explicó ayer a SUR uno de los progenitores afectados, Manuel Nuñez, estos profesionales van a evaluar, mediante entrevistas y reuniones con los pequeños, sus niveles de estrés y ansiedad por las situaciones que se viven «a diario» en la clase, en la que está escolarizada la pequeña con autismo, que desde hace apenas dos meses cuenta con una monitora sólo para ella durante las 25 horas lectivas, designada por la Junta de Andalucía, después de que sus padres lleven reclamando apoyos desde hace cinco cursos escolares, llegando incluso a ofrecer al centro la posibilidad de pagar de su bolsillo a una monitora especializada, algo a lo que se negó el colegio, según denuncia la familia, quien critica que no se están cumpliendo los dictámenes e informes de necesidades educativas especiales.

"Queremos la mejor solución para todos"

«Lo que está aquí en juego es si los derechos de esta niña, que son perfectamente respetables, están por encima de los de sus veinte compañeros», aseguró Núñez. Este padre se quejó de que los progenitores de la menor autista no acudieron a la reunión. «Lo que queremos es la mejor solución posible para todos», agregó.

Por su parte, Francisco Arjona, portavoz de la familia de la niña, opinó a SUR que esta intervención de los tres psicólogos «discrimina» a la pequeña y no ha sido comunicada a los padres, al tiempo que consideró que «no resuelve» el problema de la falta de profesionales formados en autismo. «Inclusión no es hacer algo para tranquilizar a unos padres cabreados».