Estos son los peligros de usar Faceapp, la aplicación de moda que te envejece

Estos son los peligros de usar Faceapp, la aplicación de moda que te envejece

La empresa, de origen ruso, reconoce que guarda información privada aunque asegura que su fin no es comercializar con ella

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

Es una de las aplicaciones de moda. El que a estas alturas no haya visto 'envejecer' repentinamente a algún amigo o conocido en redes sociales que tire la primera piedra. Y es que un nuevo fenómeno viral está haciendo que Twitter, Facebook o Instagram se llenen de selfies de famosos y anónimos caracterizados como ancianos. La culpa la tiene FaceApp. Su resultado impresiona, sí. Y cuesta resistirse a probarla porque, todo sea dicho, la aplicación está bastante bien hecha y la curiosad nos empuja a hacer la prueba para vernos con canas y arrugas.

El sistema funciona a través de un algoritmo informático y redes neuronales para escanear los rostros y modificar algunos detalles de la imagen: añade canas al color del pelo e introduce arrugas y ojeras. Lo hace en cuestión de segundos y el resultado es simpático. Tanto, que son ya muchos los famosos que han caído en sus redes y han compartido el resultado en sus perfiles en los últimos días. Sin embargo, el uso de esta aplicación tiene contrapartidas. Y el problema es que solemos ignorarlas.

La primera es que el servicio requiere que demos nuestro ok para que se acceda al carrete de fotografías alojado en nuestro dispositivo. Es entonces cuando surge la inquietud de muchos usuarios: ¿Está en peligro nuestra privacidad? Atendiendo a sus términos de uso, la app -de origen ruso y disponible para iOs y Android-asegura que guarda todo el contenido generado por los usuarios, aunque asegura que no lo vende a terceros sin el consentimiento del mismo. Sin embargo, pueden tener acceso aquellos que sean parte del mismo grupo de empresas o que se conviertan en «afiliados». Un matiz que preocupa.

Una licencia «perpetua e irrevocable»

Además, las cláusulas establecen de una manera bastante estándar y superficial que los usuarios le otorgan a FaceApp una «licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin royalties, totalmente pagada y con licencia transferible» para «usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados, distribuir, realizar públicamente y mostrar» los resultados obtenidos. «Cuando publicas o compartes contenido de usuario en nuestros servicios, cualquier información asociada como el nombre de usuario, ubicación o foto de perfil serán visibles al público», advierte el texto legal.

También 'mosquea' que la compañía no concrete lo que sucedería si fuera disuelta o vendida, así como tampoco si puede ser trasladada la dirección fiscal de la misma para atenerse a otra regulación más permisiva con los datos recopilados.

«Los riesgos es no saber a quién le estamos dando los datos. Cuando una empresa de este tipo no es transparente es un indicativo de que no te fíes de lo que va a hacer», sostiene Samuel Parra -jurista digital- en una entrevista concedida a ABC. Este experto critica que los usuarios tengan por constumbre «pasar de esto» hasta que haya una brecha de seguridad. «La gente no se preocupa de su privacidad hasta que siente que le han vulnerado, pero deberían de tener una actuación proactiva», defiende Parra.