Fernando Guerrero Strachan, el arquitecto de una etapa crucial en Málaga

Fue arquitecto municipal, coincidió en su vida profesional con otros referentes de la época y falleció por una angina de pecho

Fernando Guerrero Strachan, el arquitecto de una etapa crucial en Málaga
María Pepa Lara García
MARÍA PEPA LARA GARCÍA

Nació el 27 de junio de 1879; finalizado el bachillerato, marchó a Madrid a estudiar en la Escuela Superior de Arquitectos, terminando la carrera en 1903, con 24 años. En la sesión del 3 de febrero de 1905, arquitecto auxiliar municipal de Málaga, con un haber de 3.000 pesetas anuales, mientras se proveyese el concurso para dicha plaza; desempeñando el cargo con Tomás Brioso Mapelli. Un año después, éste presentaba la renuncia, y la Corporación, finalmente designó a Manuel Rivera Vera como arquitecto titular, en enero de 1909.

En la misma sesión se acordó, además, lo siguiente: «… el alcalde manifestó debía cesar en el cargo de arquitecto interino, Fernando Guerrero Strachan, quien en aquellos momentos estaba suspenso en el mismo». Guerrero Strachan fue nombrado, por segunda vez, arquitecto municipal interino, desde marzo de 1925 hasta junio de 1926, por dimisión de Daniel Rubio a dicho cargo, el cual era el arquitecto titular desde enero de 1921. Desde el 6 de febrero de 1909, Guerrero Strachan fue arquitecto auxiliar de la Diputación Provincial, hasta que obtuvo, por concurso, la plaza de arquitecto provincial titular, el 25 de noviembre del 1912, permaneciendo en su puesto hasta su fallecimiento en 1930.

En 1910 obtuvo el grado de académico de número de la Real de Bellas Artes de San Telmo, siendo su presidente desde 1926. En el Pleno del 4 de agosto de 1928, alcalde de Málaga, permaneciendo en el cargo hasta marzo de 1930. Falleció -como consecuencia de una angina de pecho-, el 3 de abril de 1930. Su vida profesional -1906-1930-, corrió paralela junto a una serie de arquitectos de la época: Manuel Rivera Vera, Daniel Rubio Sánchez, José Novillo, Tomás Brioso, Eduardo Esteve Monasterio y Antonio Rubio Torres, estos dos últimos en el periodo 1926-1930.

Entre sus obras particulares de se encuentran tres cines: Victoria (1913-1968; 1979-2004); Petit-Palais-Alkázar (1914-1965); Cinema España (1927-1969). Numerosas fábricas, la más importante fue: Lapeira. Metalgraf Española, en 1918; hoy convertida en un Supercor.

Entre otros, la mayoría sin documentar, atribuidos a Strachan en razón de su estilo arquitectónico, mencionaremos una serie de ellos:

Las cuatro casas de Félix Sáenz en el Paseo de Reding. Parece ser que realizó unas veinte villas en la zona de la Caleta; otras en el Paseo de Sancha y zona del Limonar. Sin embargo, la más conocida de éstas, es la que realizó en 1924, por encargo de Tomás Bolín, en el Paseo de las Palmeras, hoy sede del Colegio de Arquitectos.

El Seminario malagueño; Sanatorio Marítimo de Torremolinos; Hotel Caleta Palace -en un tiempo Sanatorio 18 de julio y, hoy, sede administrativa de la Subdelegación del Gobierno-.

También construyó las Parroquias del Puerto de la Torre; Residencia e Iglesia del Sagrado Corazón de Málaga. Los colegios: Ángel Custodio y la Sagrada Familia (El Monte), etc. Sí están documentadas: Edificio en la calle Méndez Núñez, esquina a Juan de Padilla. Es un edificio de cuatro plantas, con el bajo adecuado para un comercio; en la actualidad: «Droguería Olimpia». Un quiosco en la Alameda Principal de hierro fundido -de planta hexagonal irregular- en el año 1913, cuyo estilo, con ligeras modificaciones, ha servido de modelo, incluso actualmente, para puestos de flores, revistas y periódicos, puntos de información, etc.

El Hotel Príncipe de Asturias-Miramar, obra cumbre de Fernando Guerrero Strachan, fue construido durante los años 1921-1926, inaugurado por el rey Alfonso XIII. Edificio calle Juan Díaz, esquina a San Bernardo el Viejo. El inmueble consta de tres pisos. El exterior presenta una sobria pero elegante decoración a base de ménsulas, guirnaldas y placas recortadas con hojarascas. En la portada, destaca una reja curvilínea.

Edificio en San Bernardo El Viejo, en el centro de Málaga de Guerrero Strachan.
Edificio en San Bernardo El Viejo, en el centro de Málaga de Guerrero Strachan.

El Banco-Hispano Americano -con Manuel Rivera Vera-, de los años, 1905-1907. En 1928 construyó el edificio de Telefónica y el Servicio Automático, que estuvo situado en la calle Molina Lario, hoy desaparecido. Obras Públicas de Fernando Guerrero Strachan Dentro de este apartado, sus obras más importantes fueron: las nuevas Casas Consistoriales –con Manuel Rivera Vera-, cuya primera piedra se colocó el 31 de diciembre de 1911, y se inauguró en abril de 1919. El edificio ha cumplido, pues, cien años en el 2019.

La Casa de Socorro del Llano de la Trinidad construida en 1918. Por similitud con este edificio, la antigua Casa de Socorro del Molinillo -hoy sede de la Asociación de Mayores «Los Claveles»-, está atribuida, también, a Strachan.

Del año 1922 data la capilla del Asilo de San Manuel. El Nuevo Matadero Municipal (1928-1936), en las inmediaciones de Carranque. En la actualidad, todavía permanecen estas instalaciones en muy buen estado de conservación. El Ayuntamiento las sigue utilizando para distintos servicios municipales: Jefatura Policía de Barrio y Junta Municipal del Distrito Cruz de Humilladero. «Pabellón de Málaga»; del año 1928, los planos de dicho pabellón para la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929. Este edificio -lamentablemente desaparecido- lo realizó junto a su hijo Fernando Guerrero Strachan Rosado, siendo ya alcalde. Estilo arquitectónico Creemos que la característica más destacada de obra de Guerrero Strachan, en su primera época, fue la variedad de estilos arquitectónicos que usó en su amplia carrera: su eclecticismo.

Según la estética del cliente y el espacio disponible, elegía la fórmula arquitectónica que le parecía más adecuada: Estilo neogótico en la Iglesia del Corazón de Jesús y en el Asilo de San Manuel y su capilla; neobarroco en el edificio del Ayuntamiento; modernista en el Banco Hispánico-Americano; el estilo de las Casas de Félix Sáenz podríamos incluirlas entre el regionalismo, el neomudéjar y el neoplateresco. Regionalismo y neomudéjar en el Matadero, donde mezcló arcos ojivales con balcones cubiertos sobre columnas pareadas, rejerías y balaustradas. Con el Pabellón de Málaga para la Exposición de Sevilla, consiguió lo que denominaríamos regionalismo andaluz: una vuelta a los orígenes, a lo autóctono, a la integración de la arquitectura en su ambiente, en este caso, malagueño.

También podríamos atribuir esta mezcla de estilos a una serie de villas que construyó en el Paseo de Sancha, Avenida del Pintor Sorolla, Limonar, etc.; estilo que además utilizaban, por aquellos años, en las mismas zonas: Daniel Rubio y Arturo de la Villa. Resumiendo: podríamos decir que, Strachan, aunque utilizó una gran variedad de estilos, como hemos visto anteriormente, al final de su vida se decantó por el regionalismo, como la más importante aportación al arte local, aunque intercalándole algunos rasgos islámicos, entendiendo que éste estaba presente en todo el arte nacional. Por otro lado, creyó en la importancia del patio interior como la base de toda la arquitectura privada y centro de toda la composición. El máximo exponente de esta arquitectura sería el Pabellón que presentó en la Exposición Iberoamericana del año 1929. Daniel Rubio también lo entendió así, cuando construyó una amplia vivienda de vecinos de clase media, en la calle Puerto Parejo en el año 1925, con un patio interior abierto.

Más