Zorrilla vuelve a ofrecer su voto en la investidura al socialista Dani Pérez sin entrar en el gobierno

El nuevo grupo de Adelante Málaga, Macías, Zorrilla y Sguiglia, con la concejal saliente Remedios Ramos./P. R. Q.
El nuevo grupo de Adelante Málaga, Macías, Zorrilla y Sguiglia, con la concejal saliente Remedios Ramos. / P. R. Q.

Le pide «coherencia al grupo naranja» y que mantenga su posición de no negociar con el PP porque tiene un investigado por la Justicia

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Ante el oscurantismo y la falta de transparencia en las conversaciones que hay entre el PP y Ciudadanos, Adelante Málaga, la coalición formada por Podemos y Ciudadanos, considera que aún hay margen para negociar. Lo cierto es que hasta que los votos de los concejales en el pleno de investidura no se hagan públicos (y se vota de forma secreta) no se sabrá quién será el alcalde de la ciudad. Por eso, el portavoz en funciones de IU-Málaga para la Gente y concejal electo de Adelante Málaga, Eduardo Zorrilla, ofrecía de nuevo los tres votos de su grupo al cabeza de lista del PSOE y portavoz en funciones, Dani Pérez, aún quedándose fuera del gobierno de la ciudad de Málaga. Le pide lo mismo a Ciudadanos, que vote a Pérez como alcalde en la sesión de investidura. A cambio, Adelante Málaga exigiría a los socialistas que se pusieran en marcha diez medidas para mejorar la ciudad. En esta línea hacía las cuentas: los votos del PSOE son 12, los de Ciudadanos, 2, y los 3 de Adelante Málaga sumarían 17 para elegir como alcalde a Pérez (la mayoría absoluta está en 16).

Zorrilla, que reconoció haber tenido encuentros con el cabeza de lista de Ciudadanos, Juan Cassá, y con Dani Pérez, de los que se hizo eco SUR, le exigió al todavía portavoz naranja en funciones «la coherencia» que mantuvieron durante la comisión de investigación por el caso de Villas de Arenal así como en campaña, en relación a la línea roja que ponían para no negociar con un partido que tuviera una persona investigada judicialmente entre sus concejales, como es el caso del concejal en funciones de Urbanismo, Francisco Pomares, que aún sigue investigado (no así Teresa Porras, cuyo asunto se archivó). «No eran nuestras palabras sino las de Cassá». En esta línea, Zorrilla también dijo que no hacía falta que se recordasen los incumplimientos del PP durante el pasado mandato, entre ellos la falta de resolución del conflicto de bomberos, Limasa o la falta de concreción sobre los suelos de Repsol, «los tres elementos que pusieron como esenciales Ciudadanos en el último acuerdo para firmar los presupuestos, y que el PP no ha cumplido», puntualizó.

Cuando se le preguntaba por qué insistía Adelante Málaga en forzar un gobierno progresista del PSOE si se suponía que el PP y Cs ya estaban llegando a un acuerdo, Zorrilla explicaba que aún no había trascendido nada y que por tanto, había margen de maniobra. «No se ha anunciado ningún acuerdo cerrado, ni anunciado ni hecho público», puntualizó para quejarse, tras preguntas de SUR, por la falta de transparencia en estas negociaciones. «Hace cuatro años hubo un diálogo franco entre los grupos que íbamos a decidir el gobierno municipal, ahora las rondas de negociaciones se hacen a nivel andaluz y nacional. Creemos que es algo lamentable, ya que deberíamos ser los grupos municipales los que negociáramos y pusiéramos sobre la mesa las prioridades para Málaga».

Por su parte, la número dos de la lista de Adelante Málaga, Francisca Macías, hizo un repaso de los diez puntos para una Málaga progresista, que serían parte de sus negociaciones de programa con el PSOE para apoyar la candidatura de Pérez, aunque sin formar parte del gobierno, lo que entienden un mal menor para hacer posible que Ciudadanos pudiera también votar a Dani Pérez como edil. Macías incidió en que las diez medidas son un plan de alquiler de viviendas, un plan de empleo, un plan para los barrios, una red de escuelas infantiles, mejorar la limpieza y la seguridad en los barrios, completar la red de carriles bici, el Bosque Urbano, la accesibilidad al PTA, el fomento del deporte base y del comercio local y un plan de rescate ciudadano, que haga frente a la exclusión social y dote de presupuestos al área de Igualdad, "que ha ido mermando sus financiación el último año y que ha dejado las políticas de igualdad a las mujeres desamparadas".