El SUP pide que se acabe con la desprotección de los policías nacionales y que se les dote de más medios

Entre otros elementos, exige que los agentes puedan contar con armas no letales, como pueden ser las pistolas táser o las defensas extensibles para neutralizar a agresores sin provocar daños mayores

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Los policías se juegan la vida todos los días en la calle para velar por la seguridad de los ciudadanos. El último ejemplo de ello ha ocurrido en el distrito madrileño de Carabanchel, donde un policía nacional ha tenido que disparar a una zona no vital, en concreto a la cadera, a un joven armado con un cuchillo que intentó apuñalar a varios de sus compañeros. Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) trabajan por la seguridad de los agentes y han exigido a la Dirección General de la Policía (DGP) que acabe con la «desprotección» de los agentes y que se les dote de más medios de protección, así como de armas no letales con las que hacer frente a este tipo de situaciones.

La responsable del SUP en Málaga, Mariló Valencia, ha insistido en que se ha exigido a la DGP que ponga punto y final «a la desprotección y carencia de medios que sufren los policías en su trabajo diario, y que se les facilite el material adecuado para una lucha eficaz contra la delincuencia«.

Desde el SUP han reiterado la necesidad de que los agentes cuenten con medios de defensa intermedia. Mientras insisten en que cada policía debe contar con su chaleco antibala, aseguran que también se debería dotar a los agentes de armas no letales como sería la defensa extensible y la pistola táser.

Valencia ha recordado que se presentó por escrito el 11 de agosto de 2015 la solicitud del SUP de una nueva valoración, por parte de la DGP, para la adquisición de armas no letales como medios de apoyo a los policías en su labor diaria. Al respecto, ha explicado que la respuesta fue que se había adquirido un determinado número de sprays de defensa personal, como medio para facilitar la lucha eficaz contra la delincuencia mediante el uso progresivo de la fuerza, sin que haya previsión de dotar al CNP de ningún otro medio de defensa de similar naturaleza.

«Desde el SUP llevamos años demandando la inclusión en la Policía Nacional de la pistola eléctrica como medio intermedio de defensa, que, usado de modo racional y apropiado, permite actuar con rapidez, eficacia y seguridad en aquellas intervenciones cuyo nivel de amenaza es inferior al empleo de las armas de fuego«, han precisado desde el sindicato.

En este sentido, Valencia ha precisado que los medios actuales «han demostrado ser insuficientes para afrontar con garantías el trabajo policial diario»: «Es inaceptable que los policías no dispongan de armas incapacitantes para intervenciones con cierto nivel de complejidad que, por desgracia, se producen a diario y que terminan, en un porcentaje muy alto de casos, con compañeros lesionados por la falta de estos medios. Siendo uno de los casos más graves, lo ocurrido en Málaga en el año 2014, donde fallece un policía tras una lesión con arma blanca«.

En la Costa del Sol así como en el resto del territorio nacional, Valencia ha señalado que la Policía Nacional se enfrenta a cientos de intervenciones que se realizan al año relacionadas con el crimen organizado, terrorismo, narcotráfico, secuestros, o control de sujetos agresivos y armados, y que «se carece, entre otro mucho material, de este tipo de armas incapacitantes y de las ventajas que representa su uso, tanto para los propios operativos como para la ciudadanía o los agresores».

Finalmente, ha recordado que en enero del presente año el Ministro de Interior anunció en el pleno del Consejo de Policía el estudio para la compra de la dotación de defensa extensible y de la pistola táser como medios de protección, por lo que ha exigido el cumplimiento del citado compromiso.