El SAS llama a revisión a abogados y policías por un brote de tuberculosis en una patera

El SAS llama a revisión a abogados y policías por un brote de tuberculosis en una patera

El servicio de Epidemiología tratará cada caso de forma individual para valorar si precisa de pruebas o algún tratamiento

JUAN CANO y FERNANDO TORRESMálaga

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha activado el protocolo establecido para enfermedades infecciosas tras detectar un brote de tuberculosis entre los inmigrantes localizados en dos pateras a la deriva la semana pasada y que fueron trasladados al puerto de Málaga. Según las fuentes consultadas por SUR, dos ocupantes de estas embarcaciones -del total de 90 que fueron rescatados- tuvieron que ser hospitalizados y han dado positivo en esta enfermedad.

A partir de ahí, se activó el mencionado protocolo y el Servicio de Epidemiología del SAS ha empezado a llamar a todos los profesionales que tuvieron algún tipo de contacto con los inmigrantes que arribaron a Málaga el 13 de septiembre. Se ha avisado ya a policías nacionales, abogados y personal de Cruz Roja y Salvamento Marítimo para que se sometan a una revisión médica que determinará si es necesario hacerles más pruebas o que sigan un tratamiento.

El SAS ha pedido a estas organizaciones la lista de profesionales que trabajaron en la atención a este grupo de inmigrantes, así como de los compañeros de viaje de los dos afectados, y ya han empezado a contactar con cada uno de ellos para informarles de los pasos a seguir. En concreto, se ha llamado a los nueve letrados del turno de oficio de entradas masivas de Colegio de Abogados de Málaga que asistieron a los inmigrantes. En el caso de la comisaría, fuentes policiales aseguraron que en estos momentos se está en la fase de «triaje y encuesta» para valorar cuántos agentes pudieron tener un riesgo real de contagio, ya que, aunque en el proceso de atención a los inmigrantes intervinien policías de distintas unidades, no todos están en contacto directo con ellos.

Consultado al respecto, el decano del Colegio de Abogados de Málaga, Francisco Javier Lara, llamó a la calma: «Los médicos y especialistas con los que hemos consultado aseguran que el riesgo de contagio es mínimo, casi inexistente, ya que requiere una exposición y contacto físico prolongados. Los letrados han asumido esta situación con naturalidad y con calma». El representante de los letrados malagueños afirmó que el Colegio pondrá a disposición de los profesionales todo lo que necesiten, se felicitó de la buena coordinación entre administraciones a la hora de activiar el protocolo y recordó que los abogados siguen prestando este servicio del turno de oficio en condiciones «muy mejorables».

«Para contagiarse de tuberculosis hace falta un contacto muy continuado»

Para que la tuberculosis se pueda contagiar ha de ser de tipo pulmonar y el paciente debe ser bacilífero, es decir, que a causa de la infección se expulsan bacilos vivos en las expectoraciones. «Para contagiarse hace falta un contacto muy continuado en esa fase de la enfermedad», explica a SUR el doctor Juan de Dios Colmenero, experto en enfermedades infecciosas ya retirado.

«Si se ha producido un contacto con un enfermo de tuberculosis no hace falta aislar a nadie, primero hay que conocer en qué punto se encuentran los pacientes», comenta el experto. Una vez se identifica ese dato, lo habitual es hacer un análisis de tuberculina, que si es positivo significa que desde ese momento el sujeto puede contraer la infección, no que esté infectado. El doctor asegura que actualmente hay diversas formas de abordar una infección por tuberculosis, basados en diferentes procelápticos.

Por tanto, el experto asegura que no hace falta «que se instale un estado de alarma» ante el diagóstico, ya que el sistema está preparado y las posibilidades de contagio son «muy bajas» en contactos esporádicos, distantes y rutinarios, como los que se pudieron dar entre funcionarios y sanitarios durante el operativo de desembarque.