El juez ordena el internamiento en un psiquiátrico del anciano que mató a una compañera de residencia en Guaro

Fachada de la residencia de Guaro en la que ayer sucedieron los hechos/FRANCIS SILVA
Fachada de la residencia de Guaro en la que ayer sucedieron los hechos / FRANCIS SILVA

También indica que, si no hay un centro de este tipo en la zona, ingrese en prisión por homicidio

JUAN CANO y FERNANDO TORRESMálaga

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Coín ha ordenado, a petición de la Fiscalía, el internamiento en un centro psiquiátrico del hombre de 89 años que fue detenido ayer por matar a una compañera de residencia en Guaro y al que se investiga por un delito de homicidio. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), si se comprobara que no existe un centro de estas características en la zona, dicha medida (el internamiento) se sustituiría por su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Según ha podido confirmar este periódico, el presunto autor de los hechos recibió el alta médica ayer por la tarde e inmediatamente después fue detenido por la Guardia Civil. Tras pasar la noche en el calabozo, hoy fue puesto a disposición judicial. El anciano ingresó en el Hospital Clínico para ser evaluado.

Al parecer, el suceso tuvo lugar en un pasillo de la zona de habitaciones y fue grabado por las cámaras de videovigilancia que el personal utiliza para controlar. Así, el anciano de 89 años, que sufriría un principio de demencia y brotes de agresividad, dormía con sujeción mecánica.

En las cámaras se observa a la mujer, de 84 años, deambulando por el pasillo, posiblemente desorientada, e intenta entrar en la habitación del anciano, que al verla, la tira al suelo y empieza a darle patadas. También el anciano golpeó a un compañero de habitación, que resultó herido.

Tras el suceso, el presunto autor de los hechos fue trasladado, tras orden del juzgado, al Hospital Clínico y está a la espera de la citada valoración psiquiátrica.

Como publicó en su edición de ayer SUR, cuando el personal de la residencia descubrió lo ocurrido, avisó inmediatamente a los servicios de emergencias y a la Guardia Civil. Los sanitarios no pudieron hacer nada por la vida de la mujer y se limitaron a certificar su muerte. Tras ello, se activó el protocolo y se avisó a la comisión judicial para proceder al levantamiento del cadáver.

Por otra parte, la Junta de Andalucía inspeccionará la residencia de Guaro en la que se produjo el suceso, según informaron ayer fuentes del Gobierno andaluz. La residencia, que es privada, tiene del total de las plazas unas 114 concertadas.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos