Buen nivel de Perera y Fuente Ymbro en La Malagueta

Derechazo de Perera al tercero de la tarde. :/HUGO CORTÉS
Derechazo de Perera al tercero de la tarde. : / HUGO CORTÉS

El extremeño pierde los trofeos por el fallo con la espada. Castella corta una oreja generosa y Ferrera deja destellos de su torería con aroma añejo

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Fueron dos horas y media de festejo pero nadie se aburrió porque en el ruedo sucedieron cosas muy interesantes ya que hubo toros que, si bien se apagaron pronto, ofrecieron opciones a la terna. La corrida de Fuente Ymbro respondió a las expectativas que había en ella y si llega a tener algo más de fuerza la tarde hubiera sido de las que hacen historia. Aún así, hubo argumentos para salir satisfechos de La Malagueta, en cuyo albero se vio a un gran nivel a Miguel Ángel Perera –y su cuadrilla de subalternos a pie– que está viviendo un momento dulce a estas alturas de la temporada; Antonio Ferrera trajo el sabor de esa tauromaquia con sabor añejo y torería que en los últimos años brota de sus muñecas; y Sebastián Castella cortó una oreja pedida con generosidad por el público tras una faena en la que quedó la sensación de que desaprovechó al toro de mayor calidad de los traídos a Málaga por Ricardo Gallardo.

Dejando al lado lo cuantitativo y centrándonos en lo cualitativo, lo más destacable de la tarde llevó la firma de Perera, que lució un traje pintado por su hija y su ahijado con aires más goyescos que picassianos. El diestro de la Puebla de Prior cuajó una actuación de gran nivel en sus dos oponentes emborronada por el fallo con los aceros, lo que le privó de un triunfo mayor, aunque en los aficionados dejó la sensación y las ganas de volver a verlo. El extremeño recibió a su primero con unas verónicas templadas y con sabor. Buena lidia de Curro Javier y extraordinario tercio de banderillas con Javier Ambel y Guillermo Barbero. En la faena de muleta, el extremeño dejó venirse de lejos a 'Labrador' luciéndolo con tandas por la derecha donde hubo temple, ligazón y largura rematados con buenos pases de pecho; por la izquierda, el 'fuenteymbro' fue menos claro y bajó la intensidad. El único 'pero' fue la flojeza del animal, que le hizo perder en varias ocasiones las manos. Cuando acariciaba el triunfo, dejó una estocada baja que enfrió los ánimos.

La misma falta de fuerzas la mostró 'Jurista' de salida. Perera volvió a brillar con el capote en un recibimiento con un buen ramillete de verónicas. El extremeño protagonizó un quite por chicuelinas, tafalleras y gaoneras muy templadas. Tras la segunda entrada al caballo, Antonio Ferrera hizo el llamativo quite de la mariposa o del galleo del bú en una estampa de antiguo sabor. Fue el preludio de un tercio de banderillas clamoroso. El capote de Javier Ambel colocó al toro en suerte para que se lucieran con los rehiletes Guillermo Barbero y Curro Javier; este último dejó el, por el momento, par de la feria en el que aguantó al toro y expuso una barbaridad. Un tercio que puso al público en pie. El diestro extremeño brindó al público una faena que fue de más a menos ya que el 'fuenteymbro' se apagó pronto pero al que Miguel Ángel Perera logró varias tandas estimables por ambas manos, especialmente con la zurda, con temple, ligazón y torería. Lástima que no durara más el toro porque podría haber sido una faena de lío. Otra vez tuvo el trofeo en la mano y los perdió tras dejar un pinchazo sin soltar y una estocada casi entera trasera y algo caída. Saludó una ovación tras una petición que no fue mayoritaria y en su rostro se reflejó la frustración y la rabia.

Una oreja en el esportón se llevó Sebastián Castella, que lució un terno con arlequines muy de inspiración picassiana. El triunfo lo logró en el quinto, al que recibió con verónicas voluntariosas. En la lidia destacó José Chacón. El francés brindó al público una faena iniciada en el centro con tres pases cambiados por la espalda con la planta quieta ante 'Escogeperra', que tuvo la virtud de la movilidad y la nobleza, lo que dio emoción al prólogo. Castella construyó un trasteo muy mecánico y técnico por ambos pitones sin ajustarse en ningún momento. Al final, con el burel ya aburrido, se pegó el arrimón. Mató de estocada de efecto fulminante y el bonancible público le premió con una oreja de poco peso. Quedó la sensación de que no terminó de aprovechar las cualidades del toro.

Pase cambiado por la espalda de Castella.
Pase cambiado por la espalda de Castella.

Al primero de su lote, donde se lucieron sus banderilleros, le inició la faena de muleta sentado en el estribo con pases por bajo. Después continuó con tandas a media altura ante un toro descastado que buscó las tablas. Trasteo soso y sin lucimiento. Dejó un pinchazo sin soltar, una media desprendida y un descabello.

Antonio Ferrera, de grana con pasamanería negra, dibujó unas extraordinarias verónicas en el primero de la tarde, 'Tomillo', al que llevó con torería al caballo. El extremeño brindó al público una faena de retazos a un toro al que no podía exigirle mucho ya que no tenía mucha fuerza. Ferrera estuvo muy inteligente con él logrando algunos buenos muletazos. Pinchazo sin soltar y una estocada casi entera.

El cuarto fue el peor de los toros del encierro. Bien de nuevo a la verónica Ferrera, quien brindó la faena a Finito de Córdoba –lo hizo salir al ruedo vestido de calle–. Fue un trasteo sin historia porque 'Comisario' se negó a embestir y fue protestado por el público. Voluntad del extremeño que dejó media desprendida y dos descabellos.

Más

 

Fotos

Vídeos