Motivos picassianos en una corrida para buenos aficionados

Loren muestra una de las obras con las que adornó las tablas del coso y el callejón. /Hugo Cortés
Loren muestra una de las obras con las que adornó las tablas del coso y el callejón. / Hugo Cortés

El pintor Loren Pallatier decoró la plaza con sus obras que pusieron el colorido a una tarde en la que la gente disfrutó

Manuel García
MANUEL GARCÍAMálaga

Jornada de expectación la de ayer en La Malagueta con un colorido y una decoración especial por los tintes picassianos que un año más impregnó el pintor Loren Pallatier 'Loren' con sus conocidas toreografías en las tablas de color oro sobre burdeos, además de los otros motivos taurinos con medallones que pendían en el callejón, y que el propio artista explicó a SUR. «Este año ha sido mucho más sencillo, más elegante, menos cargado y es la primera vez que utilizo el óleo con esas manos que he pintado en sepia. Por otro lado, hay cuadros en blanco y negro del Caravaggio, Miguel Ángel y Velázquez y es un guiño de los grandes maestros y la tauromaquia y un homenaje a Picasso». Así se mostraba el artista antes de que se iniciara el festejo mientras se afanaba en ayudar a los toreros a ajustarse los capotes de paseo en el patio de caballos y el ganadero de Fuente Ymbro, Ricardo Gallardo, entrara sólo a la capilla.

Durante la corrida el público disfrutó del espectáculo que ofrecieron los tres espadas desde sus inicios cuando la gente se vino arriba en los tendidos. Algunas personas que peinaban canas en el tendido tres comentaban durante el festejo que era una corrida para buenos aficionados. «Hay que saber de toros para valorar la corrida de hoy», afirmaban.

Antonio Ferrera explicó a este periódico que se sintió muy bien con su primer oponente y despertó la reacción del respetable en el segundo, además del quite que realizó antes de acabar la tarde.

Por su parte, Sebastián Castella valoró su primera actuación a SUR reconociendo lo molesto que era el burel. «Ha tenido sus cositas. Lo poco que embestía lo hacía guardándolo todo, por eso transmitía muy poquito. Era de máximo esfuerzo y máxima exposición y poca recompensa. Él ha puesto la exigencia y ha ido a menos. Una pena porque era un buen toro», aseveró. Asimismo, la gente sucumbió a la quietud en el inicio de la faena con el segundo astado con olés y aplausos.

Igualmente, Miguel Ángel Perera dijo sobre su primer contrincante que «por el lado derecho ha sido un toro potable. Por eso lo he disfrutado más aunque tenía sus matices, pero por el lado izquierdo medía más y era más seco embistiendo. La pena, no haberlo rematado como se merecía», argumentó.

Entre las caras conocidas estuvo el pintor Andrés Mérida estuvo acompañado del guitarrista Daniel Casares, ambos con una camisa de arte, como la denomina Mérida al estar pintadas con sus pinceles. Los mismos que han creado muchas obras taurinas que se exponen en estos días en los pasillos de la planta baja del coso. «La empresa me propuso hacer algo y se me ocurrió que se hicieran reproducciones de mi obra de los últimos cuatro y cinco años. Ahí se ve la evolución que he tenido», comentó a este periódico, a la vez que alabó la labor de Loren en la Picassiana, pero cree que otros artistas también podrían dejar su impronta, como ya hizo él hace algunos años.

También Finito de Córdoba estuvo en el callejón, muy cerca del periodista Antonio García Barbeito, así como el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente de la Diputación, Elías Bendodo; la diputada nacional Carolina España; el delegado del gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara; el presidente del Consejo de Turismo de la misma entidad, Miguel Sánchez; y el empresario José Luis Sánchez Domínguez.

Por la mañana se celebró el homenaje al torero Antonio Ordóñez, con la colocación de una canastilla de flores en el mosaico del coso, siempre promovido por el aficionado Antonio Hidalgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos