Así trabajan las 'clínicas' de móviles: los negocios de reparaciones se asientan en Málaga

Así trabajan las 'clínicas' de móviles: los negocios de reparaciones se asientan en Málaga

El sector móvil se transforma con la proliferación de talleres y tiendas independientes gracias al cambio en la forma en la que los usuarios se relacionan con los productos

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Los españoles son los que más utilizan el teléfono móvil en el mundo. Un 88% de la población cuenta con al menos un dispositivo según se refleja en el último informe Ditrendia sobre el uso de este tipo de tecnologías. Este dato es clave para entender las tendencias del sector en el país, un mercado dinámico que ha sabido adaptarse a los cambios y que ha desembocado en una realidad que hace cinco años ni siquiera existía: la aparición de clínicas o talleres de reparación para teléfonos móviles.

Este tipo de tiendas han crecido en Málaga de formas muy diferenciadas, creando modelos de negocio alternativos pero que responden a la misma necesidad: el teléfono móvil es ya indispensable y nadie puede permitirse estar desconectado un día entero. Los talleres se han asentado de formas distintas, pero su expansión es innegable.

El formato franquicia es uno de los más llamativos por la rapidez de crecimiento de marcas como Manzana Rota. La firma malagueña abrió una tienda en el 2013, en calle La Unión, y la expansión desde entonces ha sido «abismal». Así lo define el responsable de marketing de la compañía, Samuel Godoy, que señala que a día de hoy hay 26 establecimientos por toda España que forman parte de la franquicia. Hace un año solo eran 15, y el periodo anterior tres. Eso significa que el desarrollo de marca ha sido continuado y explosivo, gracias en parte a la estrategia de comunicación de masas desarrollada desde hace varios años. «Tenemos una tendencia de una tienda nueva al mes desde que decidimos expandirnos», comenta Godoy. Una de las grandes bazas de la marca es su acuerdo nacional con Carrefour, que les permite montar pequeños mostradores de reparación en sus grandes superficies a nivel nacional.

Manzana Rota tiene tres establecimientos en Málaga y 23 franquicias en toda España

Otro caso de éxito dentro del sector de las reparaciones es el Grupo Bosstel, una empresa que comenzó como tienda de barrio y ha expandido su establecimiento a más del doble de metros cuadrados, da empleo a unas 16 personas y se ha especializado en las reparaciones exprés e incluso a domicilio, pero en un único punto de atención al cliente. José Carlos Luiggi, propietario del grupo, explica que la idea nació como evolución del servicio de liberación de teléfonos móviles. «En el año 2000 íbamos a los mercadillos y teníamos una pequeña oficina donde recibíamos los encargos; la cosa fue creciendo y evolucionamos».

Entre el formato de Bosstel y el de Manzana Rota está Todo Manzana, un grupo con cuatro establecimientos diferentes pero sin franquicia. «Éramos varios empresarios diferentes, cada uno por su lado, y decidimos unirnos bajo una misma marca para ser más competitivos», destaca uno de los fundadores, Óscar Rodríguez. Este emprendedor comenzó en el sector de la telefonía como afranquiciado de Vodafone en Málaga, un negocio que dirigía en paralelo con una tienda de informática. Fue en este segundo establecimiento donde comenzó a ver que había un hueco en el mercado y un cambio en la tendencia.

Ese punto de inflexión al que se refiere Rodríguez (y con el que coinciden Godoy y Luiggi), está en el cambio de modelo con el que las operadoras entregan los móviles a los clientes. «Antes el operador te daba un terminal nuevo a la mínima», apunta Rodríguez, pero con la llegada de los smartphones «los terminales suben de precio porque ya no hay puntos, ni ofertas ni te regalan nada». Estos factores se juntan y los usuarios comienzan a invertir grandes sumas de dinero en los terminales, pero los servicios técnicos oficiales tardan días o semanas en reparar, a veces incluso cobrando tarifas similares al precio del teléfono.

En esta coyuntura, las tres empresas mencionadas deciden especializarse en la reparación, pero atendiendo al factor más valioso dentro del sector: el tiempo. «Nadie quiere estar sin su teléfono más de una hora», comenta Godoy. «Hay una gran dependencia, ya sea personal o laboral», añade Luiggi. «Para la mayoría de clientes se trata de algo urgente», destaca Rodríguez.

En cifras

2014.
Año en el que se disparan las reparaciones y bajan las ventas de teléfonos vendidos por los operadores.

Desde Manzana Rota aseguran que en el año 2018 se ha asentado el negocio, sobre todo en ciudades como Málaga, donde el servicio se ha popularizado y «prácticamente todo el mundo sabe que los teléfonos se pueden arreglar a un precio asequible en poco tiempo y con garantías».

El ticket medio de los principales establecimientos especializados en Málaga fluctúa entre los 40 y los 60 euros. Según explican los empresarios, el principal servicio es el cambio de pantalla, una avería muy habitual. Además, la mayoría de las reparaciones se efectúan sobre teléfonos de alta gama, como los modelos de iPhone. Este hecho responde a otro de los grandes factores por los que este sector ha crecido como la espuma hasta asentarse: la crisis económica: «La gente invierte mucho dinero en los teléfonos y la única manera de amortizarlos es gastándose un poco más en alargarles la vida útil.

Cambio en las ventas

Orange comienza a vender todos los terminales liberados en 2014 -año en el que, precisamente, comenzó a crecer-. Este cambio de paradigma en el mercado hizo que las compañías dejaran de ver la venta de terminales como un factor para mantener en el tiempo el contrato con sus usuarios, y buscaron otras fórmulas como las tarifas cerradas, los datos y otras estrategias.

Esta alteración en el equilibrio hizo que, además de que aumentasen las reparaciones y cambiase la forma en la que los usuarios se relacionan con los móviles, aparecieran tiendas y cadenas como HolaMobi, una franquicia malagueña con más de cien establecimientos en España. María Salas, responsable de la marca, explica que este tipo de establecimientos se basan en la libertad del usuario y en los operadores móviles independientes. «Vendemos libertad y calidad a los clientes».

Más

 

Fotos

Vídeos