Jeongeun Lee6 apunta alto

La golfista surcoreana se mostró muy sólida durante todo el torneo. :: reuters/
La golfista surcoreana se mostró muy sólida durante todo el torneo. :: reuters

La golfista surcoreana se lleva el US Open con una terjeta de 278 golpes. Azahara Muñoz queda fuera del 'top 50' pese a firmar su mejor ronda en el 'major'

ALBERTO GÓMEZ

málaga. La surcoreana Jeongeun Lee6 ganó el Abierto de Estados Unidos de golf, que se disputó la última semana de mayo en Charleston (Carolina del Sur, en Estados Unidos), con 278 golpes, dos menos que las segundas clasificadas: las estadounidenses Angel Yin y Lexi Thompson y la también surcoreana So Yeaon Ryula. Lee6 consigue de esta manera su primer grande en el circuito femenino y en el LPGA Tour, en el que sus máximos éxitos hasta hoy son un sexto puesto en el Evian Championship de 2018 y un quinto en el Women's Open. La surcoreana estuvo pendiente de la francesa Celine Boutier hasta el último hoyo, en el que anotó su tercer bogey y sumó además cuatro 'birdies', mientras que Boutier, que arrastró desde el inicio el peso de un doble 'bogey' y un 'bogey' (hoyos 1 y 3), cerró el 18 con otro doble 'bogey' que le dejó en quinta posición. En medio había sumado dos 'birdies' por un 'bogey'. También con 75 golpes despidió el campeonato la china Yu Liu, que junto a Boutier partían hoy como líderes.

La española Carlota Ciganda, que en la penúltima jornada recuperó fuelle, no estuvo acertada y terminó con 73 (+2). La pamplonica, antes de llegar a la mitad del recorrido, había perdido ya dos golpes con respecto al par tras cometer un doble 'bogey' y dos 'bogeys' por un 'birdie', y en los nueve hoyos finales sumó dos 'birdies' más por un 'bogey'. Con 285 golpes quedó vigésimo segunda. La otra española en competición, la malagueña Azahara Muñoz, que comenzó bien el torneo se despidió sin embargo con 76 impactos más y un total de 291 que le dejaron en el puesto 55. Buen sabor de boca dejó el torneo en la mexicana María Fassi que en las dos últimas jornadas enmendó el rumbo y con 283 golpes quedó clasificada en el décimo segundo puesto.

Muñoz comenzó el torneo como un tiro, con dos golpes bajo el par (68), empatada en la quinta plaza con la surcoreana Sei Young Kim y a tres golpes de la japonesa Mamiko Higa, que tras la primera jornada era la primera líder. La malagueña sumó cuatro 'birdies' por un 'bogey' para cerrar la jornada con 68 golpes, a tres de Higa, que hizo un primer recorrido con seis bajo par, mientras la alemana Esther Henseleit y la estadounidense Gina Kim comparten la segunda plaza con un impacto más. Muñoz firmaba así su mejor tarjeta del US Open. A dos golpes de Higa estaban, en cuarto puesto, la francesa Celine Boutier, con 67, y tras ella Muñoz y la surcoreana Sei Young Kim, con 68. Higa completó un recorrido sin errores y anotó seis 'birdies', lo que le da una ventaja de un golpe sobre Henseleit, que anotó un 'birdie' menos. Ciganda comenzó con una vuelta de 69 golpes (2 bajo par). La jugadora navarra entregó una tarjeta con tres 'birdies' por un solo 'bogey', en el par 3 del hoyo 6. Peor suerte corrió la compostelana Fátima Fernández Cano, que en su primera experiencia en un 'major' firmó una vuelta de 74 (+3), con un solo 'birdie' por cuatro 'bogeys' y no pasó el corte.

La surcoreana estuvo pendiente de la francesa Celine Boutier hasta el último hoyo Ciganda, que en la penúltima jornada recuperó fuelle, no estuvo acertada y terminó con dos sobre par la última ronda

«El juego corto ha sido la clave. Empecé metiendo dos 'putts' muy buenos de par en el 1 y 2, de unos tres metros. Eso fue muy importante. Ir al par sin haber cogido ningún green fue fundamental. A partir de ahí, conseguí calmarme un poco, empecé a pegar mejores golpes y a darme buenas oportunidades y cuando no, el putt estuvo ahí para salvarme. De los tres 'birdies', uno fue un 'putt' largo, de unos doce metros en el hoyo 14 y el resto fueron putts cortos», explicaba Muñoz tras su mejor ronda del US Open. Ciganda, por su parte, recordaba que su «naturaleza» es ser agresiva: «Es lo que me gusta. Cuando voy dos bajo par quiero estar tres, cuando estoy tres voy a por cuatro, es lo que me gusta e intento, pero a veces ocurre y otras veces no». España tendrá que esperar para levantar su primer ' major' femenino.