Foyone, el rapero reptiliano

Foyone y Gharuda se preparan para cruzar el charco a mediados de mes. /
Foyone y Gharuda se preparan para cruzar el charco a mediados de mes.

Lo mismo habla de la realidad que de teorías de la conspiración. El MC malagueño se sale de la norma

REGINA SOTORRÍO

Basta con que una frase funcione y conecte para dar el salto. A Foyone le pasó. «Hola humano, estás hablando con el reptiliano». La rapea mirando directamente a la cámara que sostiene su colega Gharuda, mientras él pesca en un espigón de una playa malagueña. En un año, el vídeo #RapSinCorte VII se ha reproducido más de medio millón de veces en Youtube. El rapero malagueño suma ya una legión de reptilianos a su causa seguidores de una teoría de la ufología que habla de supuestos reptiles humanoides con sus letras cargadas de metáforas, dobles sentidos y un peso importante de la ciencia ficción. Están aquí y al otro lado del charco. Esta semana se marcha un mes a Argentina y Uruguay. El rap underground malagueño hace las Américas.

En el último año, Foyone y Gharuda siempre a su lado han dado más de 40 conciertos. Y, como en otros casos de la escena alternativa, Internet ha tenido mucho que ver en esto. El acierto fue ir a lo más básico y directo: grabar rimas en una sola toma sobre una base sacada de la red, sin más producción. Nacieron así los #RapSinCorte, pildorazos de poco más de dos minutos en los que Foyone el alter ego de Pedro Navarro rapea mirando fijamente al objetivo casi sin pestañear. No hay corta y pega. Es Foyone en estado puro, una fórmula que le ha abierto las puertas de decenas de salas. Ya van por 18 vídeos. «Y seguiremos haciendo. La idea es ir sacándolos cuando nos apetezca», señala Gharuda, Daniel Salama en el DNI.

Poco convencional

A cada #RapSinCorte, más seguidores. Y Twitter es un buen termómetro: de 300 followers que tenía en marzo la cuenta @FoyoneS, hoy roza los 7.000. Parte del éxito de Foyone está en su ruptura con lo convencional. Con 23 años apenas lleva dos rapeando; antes su terreno era el graffiti. Y aunque no elude la crítica y la denuncia social, no es el eje habitual de sus temas: sus letras no siempre hablan de este mundo. Le interesa la ciencia ficción, la mecánica cuántica, la filosofía del ocultismo y las teorías de la conspiración; y es lector de autores como Isaac Asimov. Así se entiende que sus versos vayan en muchos casos más allá de la realidad jugando con símbolos y mensajes ocultos que sus seguidores intentan descifrar. Su premisa es «cuestionarlo todo y, a la vez, valorar todo como posible», desde las creencias más extendidas a las más minoritarias.

Poco a poco se ha ido abriendo camino en el sector y la familia reptiliana crece. Hasta el momento ha sacado dos maquetas. Con el productor malagueño Sceno lanzó en 2013 Dólares mentales, 20 temas disponible en descarga gratuita. Y este 2014, con la producción de Sceno y Manu Beats, ha soltado en las redes los nueve temas de El Patio, con un corte marcadamente andaluz que se refleja tanto en las letras (las más sociales que ha escrito) como en el videoclip grabado por distintos barrios de Málaga. Cuando no es un #RapSinCorte, es una nueva canción o el anuncio de una próxima cita. «Todas las semanas hacemos algo, no se puede parar», reconocen él y Gharuda.

Pero todo se mueve aún en un circuito underground. Hasta ahora. «Las expectativas de lo que viene son grandes», apuntan. En diciembre Foyone sacará su primer disco cien por cien profesional, grabado en los estudios malagueños de Big Hozone, una referencia del hip hop en Málaga, y que se distribuirá en las plataformas de venta habituales (iTunes, Spotify, Amazón). Se titula El Mesías, muy profético y de nuevo con el aire místico que le caracteriza. La publicación coincidirá con su mudanza a Madrid, «porque allí está todo», y con el lanzamiento de una línea de ropa.

La «peculiaridad» de Foyone ha calado también a muchos kilómetros de aquí. A través de las redes sociales ha establecido contactos en Argentina y Uruguay, donde a partir del 11 de noviembre pasarán un mes para ofrecer de momento seis conciertos. «Es increíble que gracias a la música nos vayamos para allá. Estamos muy motivados y eso nos ayuda a seguir», se felicita Gharuda.