Un boniato de Récord Guiness en Nerja

Pedro Moreno, con el enorme boniato y uno de un tamaño medio. /
Pedro Moreno, con el enorme boniato y uno de un tamaño medio.

Pedro Moreno, un agricultor de 80 años, ha cultivado un tubérculo de ocho kilos y 750 gramos en su huerto de El Playazo

EUGENIO CABEZAS

Pedro Moreno, un agricultor de 80 años de Nerja, jamás en su vida había visto un boniato del tamaño del que acaba de recolectar en su huerto de El Playazo. El enorme tubérculo ha arrojado un peso de casi nueve kilos, en concreto ocho kilos y 750 gramos, más de veinte veces la media que suelen alcanzar estos hortalizas que se cultivan desde hace cinco siglos en las fértiles tierras de la localidad axárquica.

"Tengo una finca de aguacates y entre los árboles me gusta sembrar todos los años algunas matas de boniatos, para comerlos en la casa. No le he echado ningún producto especial sólo tienen el riego habitual de los árboles y el abono de los aguacates", explica este vecino, quien detalla que el peso habitual de un boniato ronda entre los 300 y los 500 gramos y en algunos casos excepcionales alcanzan el kilo. "En mi vida había visto algo así, cuando empezó a crecer mucho ya salía por fuera de la tierra y tuve que pedirle ayuda a mi hijo para extraerlo sin dañarlo y traerlo en el coche hasta mi casa", añadió.

Moreno aún no sabe lo que va hacer con el enorme boniato que tiene colocado en un pasillo de su vivienda. Su mujer, Lola Pintor, de 78 años, aseguró que es "imposible" cocinarlo entero en el horno, "así que lo guardaremos todo el invierno y nos lo tendremos que ir comiendo a trozos", dijo. "Con este boniato tenemos para todo el año", bromeó.

Los boniatos son uno de los cultivos que han pervivido en Nerja desde que en el siglo XVI lo trajera a España desde América Cristóbal Colón con el descubrimiento del Nuevo Mundo. Progresivamente, el cultivo de este tubérculo ha ido perdiendo espacio frente a los subtropicales, sobre todo aguacates y chirimoyas, pero sin embargo aún sigue sembrándose, sobre todo, para el consumo doméstico y algunas cooperativas como la ecológica Balcón de Europa de Nerja lo exportan y comercializan por toda España. Incluso hay algunas pequeñas empresas de la zona que los envasan con la típica receta de los boniatos en miel de caña, también conocidas como batatillas de Nerja en miel de caña.