La Junta cambia la gran depuradora metropolitana por otra para dos pueblos

Buena parte de las aguas residuales del Guadalhorce se siguen vertiendo al mar sin depurar.
Buena parte de las aguas residuales del Guadalhorce se siguen vertiendo al mar sin depurar. / Sur
  • La Edar Málaga Norte, que acumula seis años de trámites y tres proyectos, no estará lista al menos hasta el año 2021

La tercera depuradora de Málaga, la Edar Málaga Norte, vuelve a cambiar de proyecto y de ubicación. Esta infraestructura, que fue declara de interés general en 2010, ya se redujo de tamaño en 2015. Ahora, si prosperan los últimos planes de la Consejería de Medio Ambiente, pasará de ser el gran centro de tratamiento del área metropolitana de la capital malagueña, a sólo una estación pequeña para dar servicio a dos pueblos: Alhaurín el Grande y Cártama. Para colmo, aunque el saneamiento integral es una de las prioridades fijadas por la UE –y Málaga tiene graves carencias en este sentido, especialmente en el Valle del Guadalhorce– el calendario previsto por la Junta pasa por acometer la agrupación de vertidos (los colectores) en 2018, mientras que habrá que esperar hasta 2021 para que la Edar sea una realidad.

El portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, acompañado de la edil Remedios Ramos, denunció ayer que el Gobierno andaluz y Emasa han «dinamitado» el proyecto. Así lo interpreta del contenido de la respuesta parlamentaria que ha recibido su diputado andaluz, José Antonio Castro, y que firma el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal.

El concejal calificó esta respuesta de «muy grave» y puso sobre la mesa que ambas administraciones habrían estado negociando de forma secreta el proyecto, «de espaldas a la ciudadanía». Según recordó, esta iba a ser la tercera depuradora de Málaga (tras el Peñón del Cuervo y Guadalhorce) y vendría a complementar a la aglomeración urbana de Alhaurín de la Torre, Alhaurín El Grande y Cártama, así como a la capital. Ahora, según Zorrilla, la división del proyecto supone un nuevo «engaño a la ciudadanía», puesto que esta nueva infraestructura no ofrecerá «ni de lejos» los servicios que estaban previstos en la anterior, que ya anteriormente ya había recortado sus características.

Dar prioridad al Guadalhorce

La Consejería de Medio Ambiente reconoció que ha encargado a una consultora una actualización del proyecto de la Edar Norte para adecuarlo a las circunstancias actuales. En declaraciones a SUR, Inmaculada Cuenca, directora general de Infraestructuras y Explotación del Agua de la Junta de Andalucía, explicó que la previsión es hacer una nueva planta que atenderá sobre todo a Cártama y Alhaurín el Grande, y como descarga de la del Guadalhorce. Esta propuesta se verá en una reunión la próxima semana con los ayuntamientos y los técnicos de la consultora, para estudiar posibles ubicaciones, las soluciones técnicas y, sobre todo, quién asumirá la gestión de las instalaciones cuando estén en marcha.

«Queremos hacer las mejores infraestructuras e invertir de manera eficiente para dar las soluciones más urgentes. Las entidades locales tendrán que establecer el mejor modelo de gestión», comentó. «La Edar Norte está prevista para lo que resta por depurar y para mejorar lo que ya se atiende. En base a los estudios técnicos actualizados vamos a buscar la ubicación más acertada».

La responsable reconoció que ahora mismo no hay infraestructuras suficientes para atender a toda la zona. En cambio, recalcó que la ciudad de Málaga no está desatendida: «Depura sus aguas al 100% y cumple la normativa, por lo que una ampliación no es urgente ni necesaria, mientras que sí lo es para Alhaurín el Grande y Cártama». Al respecto, recordó que la planta del Guadalhorce ya trata con éxito las aguas residuales de la capital, Torremolinos y Alhaurín de la Torre, que llegan a través de un colector.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate