Diario Sur

En el total de las categorías hubo 187 casos de violencia

Un total de 187 agresiones a profesionales sanitarios de todas las categoría se produjeron el año pasado en la provincia de Málaga, según dijo ayer el Sindicato de Enfermería (Satse). De esos 187 casos violentos, 48 fueron agresiones físicas, lo que sitúo a Málaga en el primer puesto de Andalucía en ese registro. Las 139 restantes se catalogaron como agresiones verbales: amenazas, injurias y coacciones.

Un 30,37 por ciento de las agresiones fueron consecuencia del desacuerdo con el trato o la conducta del profesional y un 22 por ciento no tuvieron una causa aparente. Muy alejados están otros motivos como demandar una prestación (9,59 por ciento), disconformidad con el tiempo de atención en el centro (7,99 por ciento) o solicitar un tratamiento distinto al prescrito (7,29 por ciento), explicó el Sindicato de Enfermería.

El Satse incidió en la necesidad de arbitrar medidas preventivas como, por ejemplo, aumentar la formación de los profesionales para afrontar situaciones conflictivas y continuar, junto a los equipos de prevención, con el diseño de protocolos de actuación ante agresiones o el desarrollo de actuaciones disuasorias como la instalación de timbres en las plantas. El sindicato dijo que hay que sensibilizar a la población para que tenga claro que el profesional es su aliado, no su enemigo.