Diario Sur

Seguidores y practicantes de yoga toman la plaza de la Merced

fotogalería

Más de 200 personas han participado en la tercera edición "Yoga en la plaza" / A. Peláez

  • Más de 200 personas han participado esta tarde en la tercera edición "Yoga en la plaza", para promover la actividad y mostrar que es posible el uso respetuosos de los espacios públicos

La plaza de la Merced se convertido esta tarde en el punto de encuentro de los amantes del yoga como práctica deportiva, física y mental. Más de 200 personas han tomado la plaza por especiod e unas dos horas, entre las 17.00 y 19.00 horas para asistir a una clase conjunta impartida por varios profesores. Este ha sido el tercer año consecutivo en el que bajo el lema ‘Yoga en la Plaza’, como actividad incluida en la campaña de concienciación ciudadana ‘Málaga cómo te quiero’, que organizada por el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de la capital, Barrio Picasso y el Instituto Andaluz del Yoga, los seguidores de esta tradición se han volcado para sacar la actividad a la calle. La cita ha consistido en una clase conjunta, así como en una exhibición de música y mantra, y en una demostración de yoga avanzado. El objetivo ha sido demostrar que el uso respetuoso del espacio público es posible y que el yoga es una práctica sorprendente que conciencia con el medio ambiente, según el presidente del Instituto Andaluz del Yoga, Joaquín García.

Seguidores y practicantes de yoga toman la plaza de la Merced

/ A. Peláez

Según García, la gente tiene una idea del yoga que no se corresponde con la realidad. «Muchas personas tienen la imagen de que es una actividad aburrida basada sólo en la respiración y la relajación. Sin embargo, es una práctica viva, que exige movimiento y que aporta bienestar», ha asegurado.

Como presidente del Instituto Andaluz del Yoga ha asegruado que Málaga es la capital andaluza en las que el yoga tiene más seguidores y creciendo.

Dada su cercanía a la casa natal de Picasso, han sido mucho los turistas y visitantes que no han podido resistirse a realizar una parada para disfrutar de unos momentos de relajación observando la demostración de yoga en la calle.