Diario Sur

La manzana de la discordia

Vista actual del solar, con las fachadas apuntaladas.
Vista actual del solar, con las fachadas apuntaladas.
  • La amenaza del Ayuntamiento de subastar el solar da sus frutos y reactiva un proyecto paralizado

El abandono de la manzana de la plaza del Teatro, con las fachadas de los edificios que la rodean en pie y apuntalados, ofreciendo una imagen más propia de una escena de película tras un bombardeo, puede tener sus días contados. La amenaza del Ayuntamiento de subastar esa parcela tras la ausencia de un proyecto parece haber dado su fruto. Y no son pocos los que aplauden esta iniciativa, pues en la ciudad existen muchos edificios viejos y solares abandonados durmiendo el sueño de los justos sin que sus propietarios muevan ficha, ya sea por falta de recursos económicos o por pura especulación.

En el caso de la manzana de la plaza del Teatro, los vecinos de las viviendas colindantes, pero también cualquier ciudadano que durante los últimos doce años pasara por allí, ha tenido que soportar las consecuencias de un enorme solar abandonado desde 2004 que degradaba no solo esa manzana sino todo su entorno más próximo, como es la plaza de San Pedro Alcántara, calle Alcántara y Tejón y Rodríguez. Como ya se ha publicado, el inmueble pertenece ahora a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el conocido como ‘ banco malo’, a quien fue a parar después de que sus propietarios entraran en concurso de acreedores. Y si todo se cumple según lo establecido, las obras para volver a levantar los edificios, conservando sus fachadas, que son del siglo XIX, podrían arrancar a comienzos del próximo año, después de que la Gerencia Municipal de Urbanismo haya concedido la licencia de obras que la entidad bancaria solicitó para frenar la expropiación. El plazo establecido para presentar el proyecto de ejecución se ha cumplido y ahora toca ver si también se cumple el compromiso para iniciar los trabajos desde la expedición de la licencia, lo que está aún por llegar.

El proyecto, que contempla la restauración de las fachadas que aún siguen en pie y reconstruir las que fueron demolidas conforme a su composición original, supone la construcción de 58 viviendas con un plazo de ejecución de tres años, y los nuevos edificios que se levantarán en la manzana también contarán con 108 plazas de aparcamiento, 58 trasteros y siete locales comerciales.

Un proyecto que de cumplirse devolverá la vida dentro de tres años a una manzana que ha permanecido demasiado tiempo ofreciendo una pésima imagen en el mismo Centro Histórico de la Ciudad.