Diario Sur

análisis

André Gomes revive al José Mari de Cruyff

    André Gomes, ante el PSG.
    André Gomes, ante el PSG. / Afp
    • La insistencia de Luis Enrique con el portugués, que marró la ocasión clave, recuerda a la aparición del riojano en el Parque los Príncipes

    Aunque ningún jugador del Barcelona pudo salir contento de París, quizá el que quedó más tocado es André Gomes. El portugués fichado como estrella en verano cuando también le pretendía el Real Madrid está siendo una de las decepciones más grandes para los aficionados. Pese a ser el fichaje que más participa, es que el menos ha brillado. No se le recuerda un día bueno y tampoco ha solucionado ningún problema en el centro del campo azulgrana.

    La pregunta sobre qué le pasa al Barcelona no es nueva. No ha rendido en muchos partidos de esta temporada (ante Celta, Real Sociedad, Atlético, Athletic, Sevilla...), pero los resolvió gracias a Leo Messi, en general, y otros, en particular, por el acierto de Luis Suárez o Neymar. La falta de elaboración del Barça ya parece crónica si no está Iniesta. En París el manchego estaba en el césped, pero el PSG lo anuló con fuerza y velocidad. Lo cierto es que, con Sergio Busquets cada vez más fundido físicamente, echa muchísimo de menos al Rakitic 'equilibrador' que pisaba las dos áreas.

    Luis Enrique ha decidido relevarlo de modo incomprensible por André Gomes. El luso es un jugador sin alma, que no entiende el juego de posición, que parece perdido en el campo e incluso ha conseguido hacer peor al '5' culé, al que Matuidi y Di María le hicieron mucho daño a su espalda en París. El '21' deja desprotegidísimo al hombre clave del centro del campo catalán. Su actuación en el Parque de los Príncipes fue muy pobre, quizá incluso peor que en otros encuentros y eso por el momento en Champions suma más pases incorrectos que acertado (365 frente 346). Sólo hizo seis pases hacia delante, cometió una única falta que le costó una amarilla que pudo ser roja, sólo venció uno de los cinco tackles en balones divididos que disputó y además marró una clarísima ocasión de gol ante Kevin Trapp, que hizo más pases (32) que André (31) en el partido.

    André Gomes seguramente quedará marcado por su hora de juego en París, como quedó José Mari García Lafuente en un duelo en el mismo escenario con el último Barça de Johan Cruyff en 1995. El riojano llegado de Osasuna, que luego brilló en el Betis y Athletic, marró una ocasión clarísima cuando el partido iba 0-1 con gol de Bakero tras el 1-1 del Camp Nou. 'Perlita' se quedó sólo ante Bernard Lama, tras pase de Hagi, pero cometió un fallo que condenó a su equipo, eliminado después tras un tanto lejano de Guerin en un disparo que Busquets, padre, pudo hacer mucho más, como el de Raí. 22 años después de aquellas carreras alegres en la banda de Luis Fernández, André se plantó ante Trapp para empatar y falló de manera estrepitosa, como José Mari. Luis Enrique lo cambió ya con 3-0 por Rafinha y después metió a Rakitic por Iniesta cuando el siniestro total estaba consumado, No hizo un tercer cambio, quizá porque ya no sabía qué hacer. Ese tanto de Gomes podría haber sido el empate y modificado la dinámica del partido, o al menos podría haber concedido alguna opción más de remontada en el Camp Nou. Ahora, la misión parece casi imposible. Parece necesario un milagro.