La cafetería y el restaurante siguen sin salir a concurso un mes después de la inauguración

El Museo de Málaga tiene entre sus asignaturas pendientes el concurso para la gestión de su cafetería y de su restaurante. Un mes después de la inauguración del centro cultural, el proceso para la adjudicación de ambos espacios aún no se ha puesto en marcha. Desde la Consejería de Cultura aportaban ayer que la licitación se publicará «próximamente» y que sacará a concurso la gestión conjunta de ambos recintos durante dos años.

En concreto, el palacio de la Aduana dispone del espacio para una cafetería en la planta baja con el acceso independiente a la entrada a las salas expositivas. Por su parte, el restaurante ocupa una de las zonas del último piso, bajo la nueva cubierta que corona el palacio, y ofrece una terraza con impresionantes vistas sobre la Alcazaba.

A los penúltimos en llegar al mapa de museos en Málaga (las filiales del Pompidou y del Museo de San Petersburgo) también les costó poner en marcha sus cafeterías. El servicio se sacó a licitación antes de las inauguraciones, pero fueron necesarios tres concursos para encontrar adjudicatario. Al final, los bares entraron en servicio ocho meses después de las aperturas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate