Padres denuncian la existencia de pulgas en un colegio de Vélez por un solar abandonado

Picaduras de pulgas sufridas por un alumno esta semana. / Sur

La dirección del centroy la AMPA piden que dichos terrenos se destinen a ampliar el patio de recreo del recinto educativo

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La asociación de madres y padres de alumnos (AMPA) del colegio Augusto Santiago Bellido de Vélez, también conocido como Reñidero, ha vuelto a solicitar esta semana que el solar existente junto a las instalaciones de centro y que lleva años sin construir sea utilizado para ampliar el patio de recreo del recinto educativo, después de que varios padres hayan denunciado picaduras de pulgas en sus hijos. No es la primera vez en los últimos años que los padres realizan una denuncia de este tipo ni que reclaman la obtención del solar para ampliar el colegio y acabar con el problema de las picaduras.

Para la presidenta del colectivo de madres y padres de alumnos, Irene Peña, es un problema recurrente. Por ello considera que la única forma de poder ampliar el espacio destinado a recreo del colegio y acabar con las pulgas pasa por la obtención del solar, que es de propiedad privada, por parte del Ayuntamiento. «Mucha gente ha estado utilizando el solar, que ha carecido durante muchos tiempo del más mínimo mantenimiento, para llevar a sus perros a hacer sus deposiciones, lo que lo convierte el espacio en un foco de ratas e insectos, y de infección para el colegio, ya que linda con el patio del recreo», ha asegurado Peña.

Según la AMPA, el patio actual del centro es demasiado pequeño, ya que se trata de un colegio antiguo que no fue diseñado con los criterios actuales, lo que obliga a que los alumnos tengan que utilizar el mismo por turnos. En un intento de hacerse oír, las madres y padres de alumnos han anunciado que el próximo miércoles habrá una concentración de protesta en dicho solar para reclamar su obtención por el Ayuntamiento.

Profesores del colegio pertenecientes al Movimiento Verde han aclarado que el problema no es que haya pulgas en el centro, sino del solar adjunto, espacio que puede servir para que el Augusto Santiago Bellido pueda contar con un patio digno para los alumnos. En el centro cursan sus estudios unos 500 alumnos de Infantil y Primaria. Según los profesores, la situación es conocida por Educación. Asimismo, han asegurado que cada vez que denuncian que los alumnos han sufrido picaduras de pulgas, desde el Ayuntamiento se fumiga el solar y nada más, cuando se trata de un solar privado mal cuidado.

Junto a la ampliación del patio del centro con dicho solar, las madres y padres de alumnos piden asimismo la ampliación del comedor del colegio añadiendo al mismo la antigua casa del conserje.

Fotos

Vídeos