El Obispado llama al orden a un hermano mayor que está en trámites de divorcio

El afectado afirma que se encuentra «a disposición de la Iglesia» en el caso de que le pidan que abandone el cargo, al que accedió en 2012

ANTONIO M. ROMEROMÁLAGA.

No es la primera vez que el Obispado sopesa apartar del cargo de hermano mayor a una persona por circunstancias personales que la Iglesia considera que no encajan en sus códigos morales o éticos. Sin embargo, ésta es una de las pocas en las que el caso ha trascendido y se extiende ya como la pólvora en los mentideros cofrades. Este periódico ha podido confirmar que el pasado viernes por la mañana se produjo un encuentro entre responsables de la diócesis y un hermano mayor que se encuentra en trámites para divorciarse de su mujer que suponer ser el paso previo a que desde Palacio se le invite a dejar el cargo.

Desde el Obispado señalaron que esta reunión con el hermano mayor, a la que asistieron el vicario general de la diócesis, José Ferrary, y el delegado de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado, se convocó por los «insistentes rumores, intensos y contradictorios, de cierta gravedad sobre su persona», precisaron, sin entrar a profundizar en el contenido de la conversación.

El hermano mayor en cuestión, de la Cofradía del Cristo de la Humillación y la Virgen de la Estrella, Antonio Villalba, explicó, a preguntas de este periódico, que el encuentro fue convocado por los responsables diocesanos para conocer su versión sobre los rumores a cerca de sus circunstancias personales. «Les expliqué el tema -el de su separación- y me puse a disposición de ellos», apuntó Villalba, quien dijo que, por el momento, no le han invitado a dimitir. «Como es algo que estaba en la calle, me llamaron para que se lo explicara. Querían escuchar mi versión. Lo que el Obispado diga lo tendré que acatar. No se puede ir en su contra», añadió el máximo responsable de la cofradía que sale el Martes Santo desde la parroquia de Santo Domingo.

Sobre la posibilidad de que le insten a abandonar el puesto en los próximos días, Villalba reconoció que «son fechas muy malas», ya que ahora es cuando más actividad existe en la hermandad por la llegada de la cuaresma y la Semana Santa. De hecho, para el próximo día 27 de febrero está convocado el cabildo de salida procesional y a principios de marzo se presentará el cartel anunciador, un acto que correrá a cargo del presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa y hermano mayor de la Cofradía de la Sentencia, también del Martes Santo, Eduardo Pastor. No osbtante, el hermano mayor se mostró en total disposición de acatar lo que se le comunique desde el Obispado en los próximos días.

Elecciones muy reñidas

Antonio Villalba accedió al cargo de hermano mayor de la Estrella tras unas reñidas elecciones en competición con otra candidatura que se llevaron a cabo en el verano de 2012. Incluso la votación tuvo que repetirse en una segunda vuelta al no haber mayoría absoluta, y fue impugnada, aunque el Obispado desestimó finalmente este recurso.

Consciente de que lo más probable es que se vea abocado a dejar el cargo, si no antes, después de la Semana Santa, Antonio Villalaba lamentó la situación. «Es un proyecto de cuatro años y llevamos casi dos. Dejarlo ahora es como tirar un trabajo sin terminar, pero qué le vamos a hacer. Es así», comentó.

Llama la atención que el toque de atención por parte del Obispado se produzca con este hermano mayor en concreto y no con otros que, según varias fuentes consultadas, se encuentran en estos momentos en la misma tesitura personal y ejerciendo el puesto de máximo responsable de una cofradía de la Semana Santa de la capital. Además, en anteriores ocasiones, la Iglesia malagueña ha consentido que hermanos mayores en circunstancias semejantes mantuvieran sus cargos e incluso se presentasen a reelecciones al cargo.