Exdirectivos del BBVA exigen el cese de un consejero por inacción en el 'caso Villarejo'

El presidente del BBVA, Carlos Torres, en la última Junta de Accionistas. :: luis tejido/efe/
El presidente del BBVA, Carlos Torres, en la última Junta de Accionistas. :: luis tejido/efe

Dicenpor carta que el presidente de la comisión de Auditoría fue «negligente» al encarar la situación, investigada por la Audiencia Nacional

J. V. MERINO Y A. ESTRADA

bilbao/madrid. «Hemos llegado a la conclusión que el comportamiento de D. José Miguel Andrés Torrecillas, tanto como presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento como la de coordinador de consejeros independientes, puede haber sido negligente en el cumplimiento de sus funciones supervisoras de los riesgos reputacionales, que han afectado gravemente a la Institución. Por todo ello, te pedimos que sea destituido de su función de presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento del Banco y cesado como miembro de su consejo de administración».

Es la conclusión de una carta enviada el 29 de marzo por antiguos directivos y exempleados del BBVA, agrupados en la Asociación Uniter, al nuevo presidente de la la entidad, Carlos Torres, y la prueba de que el 'caso Villarejo'-el presunto espionaje a miembros del Gobierno de Zapatero, altos cargos institucionales y empresarios- no abandona al banco, pese a que su expresidente, Francisco González, haya dejado de forma temporal la presidencia honorífica.

En Uniter se agrupan cientos de antiguos altos cargos del BBVA. Sólo la junta directiva de la asociación conocía la literalidad de la misiva, distribuida ayer a todos los asociados. A juicio de esta agrupación, la Comisión de Auditoría -encargada de vigilar que todo se haga conforme a la ley- debía haber tomado la iniciativa a mediados de 2018 para indagar los hechos y «no contentarse con una investigación interna organizada por el propio presidente Francisco González, presunto implicado en el objeto de dicha investigación. Suya, la de de D. José Miguel Andrés Torrecillas, es la responsabilidad de la inactividad de la comisión».

Existe una causa abierta en la Audiencia Nacional por las presuntas escuchas ilegales realizadas por la empresa del excomisario Villarejo para evitar que el entonces presidente de Sacyr, Luis del Rivero, y algunos accionistas históricos del banco tomaran el control de la entidad. El BBVA reconoció que había pagado más de seis millones a la firma de Villarejo por diversos servicios y admitió que en junio del año pasado había iniciado una investigación interna. Pero en ella «no se encontró ninguna documentación que refleje el seguimiento e intervención de comunicaciones privadas», según aseguró el propio Torres.

Precisamente, los exdirectivos agrupados en la asociación Uniter subrayan que quien ejerce el «contrapoder» respecto a la dirección del banco es la Comisión de Auditoría -su presidente puede convocar al consejo sin autorización del presidente-, por lo que ella debería haber llevado la iniciativa. La comisión está formada por consejeros independientes y su principal cometido es tanto la supervisión de la información financiera como la función de control de la entidad. En ese control se incluye «asegurarse de que los códigos éticos y de conducta internos (...) cumplen las exigencias normativas y son adecuados para el banco».

En la última junta de accionistas, celebrada en Bilbao el 15 de marzo, el representante de la asociación, Paulino García-Toraño, preguntó a José Miguel Andrés Torrecillas si Francisco González había comunicado la contratación de los servicios de las empresas de Villarejo; y si no lo hizo, si consideraba normal que la Comisión de Auditoría no fuera informada. También le requirió sobre las medidas adoptadas por dicha comisión para esclarecer los hechos. La respuesta fue que, a raíz de las noticias en prensa en enero de 2019, convocó una reunión extraordinaria de la comisión que tuvo lugar el 18 de ese mes. Y que a partir de ese momento en que la comisión asumió la investigación, ha sido informada de todos los aspectos relevantes. Respuesta insatisfactoria para Uniter, ya que la investigación interna comenzó medio año antes, en junio de 2018. García-Toraño dijo ayer que la asociación confía en una respuesta del banco antes de que, a finales de mayo o primeros de junio.