La cosecha de mango de este año será un 50% menor que la de 2018, que fue récord

Las plantaciones presentan menos fruta que en la pasada campaña /SUR
Las plantaciones presentan menos fruta que en la pasada campaña / SUR

Problemas durante la floración y la vecería del cultivo se prevén que hagan que la producción esté por debajo de las 20.000 toneladas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Los productores de mango, la segunda fruta tropical que más se cultiva en la provincia y de manera especial en la comarca de la Axarquía, sólo por detrás del aguacate, se preparan ya para la próxima cosecha, que se prevé sea bastante inferior a la registrado en 2018, que fue récord con unas 35.000 toneladas.

Según la Asociación Española de Tropicales, la cosecha de 2019 será casi un 50% inferior a la anterior, lo que significa que estará por debajo de las 20.000 toneladas. La razón es la propia vecería que el cultivo muestra en esta zona (un año carga más fruta y al siguiente menos), problemas diversos registrados durante la floración y que han provocado numerosos abortos debido a bajas temperaturas, según el presidente del colectivo y uno de los mayores productores malagueños de esta fruta, Javier Braun.

La sociedad agraria Trops, que cuentan ya con unos 3.000 socios y que es la empresa que más mango nacional produce y comercializa, espera también un descenso de producción superior al 35 %, lo que significa que tendrá unas 5.000 toneladas menos de cosecha, según las primeras estimaciones realizadas por su presidente, José Lorca.

La provincia de Málaga es la mayor productora de mango de Europa con unas 4.000 hectáreas de cultivo. Esta fruta supuso una facturación para el campo malagueño de más de 30 millones de euros en la pasada campaña, según la organización agraria Asaja Málaga.

Por regla general la campaña de mango en la provincia da comienzo entre mediados y finales de agosto con las variedades más tempranas que se cultivan en invernadero. Posteriormente, continúa la variedad Tommy Asking, considerada la más temprana de todas las que se cultivan al aire libre. Después le seguirá el Osteen, que es la variedad mayoritaria en la provincia. Posteriormente siguen las cosechas de las variedades Kent y Keitt, consideradas tardías. Los meses fuertes de la producción malagueña son septiembre y octubre. Al contrario que el aguacate, el mango tiene una campaña de recolección corta, con predominio de una sola variedad, la 'Osteen'.

En Málaga el cultivo del mango lleva años creciendo a un gran ritmo, aunque las nuevas plantaciones todavía no están dando demasiada producción.

El cultivo de esta fruta tropical se introdujo en la Axarquía de la mano del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) La Mayora en la década de 80 del pasado siglo.

Uno de los problemas de este cultivo en Málaga es que es una provincia alejada del ecuador. Esto hace que el cultivo se encuentre en unas condiciones climatológicas al límite de su viabilidad, debido a las bajas temperaturas durante los meses de invierno.

Estudios realizados por investigadores del IHSM La Mayora han permitido observar que las bajas temperaturas durante la floración en nuestras condiciones de cultivo producen anomalías en el desarrollo del polen, lo que puede explicar en parte la falta de cuajado que se produce en tales condiciones. Estos estudios abren la puerta a investigar variedades cuya primera floración pueda ser viables y permitiría adelantar la producción a junio.

La Mayora trabaja desde hace tiempo en ensayos para conocer la adaptación y posibilidades comerciales de otras variedades de mango más tempranas o más tardías respecto a las actuales.