La Policía detiene a un menor por un delito de odio contra el párroco de Benajarafe

El sacerdote de Benajarafe en una reciente concentración de los vecinos pidiendo más seguridad /SUR
El sacerdote de Benajarafe en una reciente concentración de los vecinos pidiendo más seguridad / SUR

Un Juzgado decreta el ingreso del detenido, de 16 años, en un centro cerrado de menores durante seis meses y dicta una orden de alejamiento del sacerdote

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Vélez-Málaga a un menor, de 16 años y nacionalidad española, por presuntamente proferir comentarios racistas e incluso amenazas de muerte contra el párroco de Benajarafe, Jesús Ramesh Babu Gudapati, de 37 años y natural de la India. El adolescente ha sido arrestado por su supuesta participación en un delito de odio y en otro de amenazas, según ha informado la Policía.

El Juzgado de Menores número 2 de Málaga ha decretado el ingreso del detenido en un centro cerrado de menores durante seis meses como medida cautelar, así como una orden de alejamiento -con la prohibición de acercarse a menos de 200 metros al párroco por nueve meses, así como de comunicarse con este-. El auto también decreta orden de alejamiento respecto a la iglesia.

El pasado día 26 de junio, el párroco denunció en la Comisaría de Vélez-Málaga cómo ese mismo día un joven de la localidad se metió con el color de su piel y le amenazó con cortarle el cuello. En concreto el sacerdote denunció que le habían dicho: «Negro, te voy a cortar la cabeza para que no te levantes mañana».

No era la primera vez que recibía este tipo de amenazas. En otras ocasiones le proferidos otras amenazas parecida como «negro, te vamos a cortar la lengua para que te marches de aquí» o «puto cura».

La propia policía reconoce que, según las indagaciones, no era la primera vez que el párroco recibía insultos racistas por jóvenes que frecuentan los alrededores de su parroquia, habiendo sufrido actos vandálicos en la misma y le llegaron a pinchar las ruedas de su coche varias veces, le rompieron el espejo, se lo forzaron y robaron en su interior, e incluso golpearon el vehículo. Asimismo, han roto parte del tejado de la vivienda parroquial, rompieron una cámara de vigilancia, le han causado daños en la verja de la casa parroquial y las persianas de aluminio de la casa.

El acoso al padre Jesús Ramesh

Las pesquisas practicadas, según la Policía Nacional, permitieron identificar y localizar a un menor de 16 años como presunto responsable de los hechos. Una vez detenido, el menor fue oído en exploración en presencia de su abogado y su tutor legal, puesto en libertad con cargos y citado ante la Fiscalía de Menores.

El sacerdote ha venido padeciendo esta situación desde hace ocho meses, justo cuando fue nombrado párroco de Benajarafe y Chilches, después de que llegará hace cuatro años y medio a España procedente de su país natal y tener que haber aprendido español. Jesús, que ha llegado tener verdadero miedo de estos menores, ya que llegó a sufrir varios intentos de agresión que pudo eludir al encerrarse en su vehículo, ha declarado a este periódico que que se alegra de que por fin la Policía haya actuado. Aunque desconocía que se hubiera practicado ninguna detención, reconoce que la situación con los jóvenes que se reúnen en el entorno de la iglesia para beber y tomar estupefacientes «se ha tranquilizado mucho. No se han vuelto a causar daños, ni pintadas, ni han difamado o insultado a ninguna persona»·.

Jesús ha lamentado que haya tenido que intervenir la policía para que la situación se haya normalizado, sobre todo cuando ha estado estos últimos ocho meses pidiendo paz a los autores de los insultos y amenazas. Según el sacerdote, aunque hay padres de algunos menores que están intentando justificar a sus hijos diciendo que no han causado daños, el pueblo sabe la verdad, porque hay otros vecinos que han sido increpados por este mismo grupo.

Para el párroco, las concentraciones y recogida de firmas de los vecinos exigiendo más seguridad en la zona han sido claves, «por la realidad es que muchos tienen miedo de pasar por la zona de noche debido a lo que ha sucedido».