El extraño viaje de la perrita ‘Zuri’

Jone Jauregui, junto a ‘Zuri’ cuando era un cachorro. /
Jone Jauregui, junto a ‘Zuri’ cuando era un cachorro.

Una hembra de ‘jack russell’ que vive en Nerja y que estaba desaparecida desde el 12 de agosto fue localizada el pasado lunes en Bilbao

EUGENIO CABEZAS

. Aunque todavía no llega al nivel de inteligencia de Pancho, el famoso perro del anuncio de La Lotería, la historia de Zuri, también de raza jack russell, es más bien digna de una película. Esta perra cuyos dueños viven en Nerja, de seis años y propiedad de Jone Jauregui, una vasca de 36, afincada en la localidad axárquica desde hace una década, desapareció de su domicilio el pasado 12 de agosto y fue localizada este pasado lunes en una perrera de Bilbao.

Cómo pudo recorrer los casi 1.000 kilómetros que separan ambos puntos de la geografía española es todavía un enorme misterio sobre el que su dueña no deja de hacer conjeturas. «Yo soy de Bilbao, y es verdad que la perra ha viajado allí varias veces al año desde pequeña, cada vez que voy a ver a mi familia en las vacaciones, pero de ahí a pensar que haya podido llegar caminando sola, eso creo que es imposible», reflexionó la joven, que tiene un centro de equitación e hipoterapia en Nerja.

«Me inclino más por pensar que ha sido todo una pura y absoluta casualidad, que alguien que es también de Bilbao y que ha estado de vacaciones aquí en Nerja la cogió y se la llevó, en tren o en avión, y cuando ha estado por las zonas por las que yo me muevo, se le ha escapado, porque la encontró una pareja de la Ertaintza deambulando con un collar y una correa, y cuando se escapó de mi casa no llevaba nada puesto en el cuello», continuó la mujer, quien confesó que sus familiares en Bilbao no dejan de bromear con lo ocurrido con Zuri, diminutivo de la palabra zuribeltz, que en euskera significa blanquinegro. «Mi hermano Javier, que ha sido el que fue a recogerla a la perrera de Artxanda, me dice que la perra no ha querido perderse la vuelta del Athletic a la Champions», dijo en alusión al partido que anoche disputó el equipo vasco en el nuevo San Mamés ante el Shakhtar Donetsk ucraniano.

El microchip, fundamental

Sea como fuere, lo cierto es que el microchip que lleva Zuri en su piel no arrojó dudas. Cuando los veterinarios de la perrera bilbaína lo leyeron, salieron los datos de su dueña, Jone Jauregui, junto a su DNI y su teléfono móvil. «Cuando me llamaron no me lo podía creer, ya que pensaba que no volvería a verla, incluso adopté otro perro hace varias semanas», confesó la propietaria.

«La chica que me llamó me preguntó si estaba por Bilbao, y que cuándo iba a ir a recogerla. Me quedé paralizada cuando escuché la palabra Bilbao. Llamé a mi hermano Javier rápidamente para que fuera a recogerla. Me dijo que al principio estaba muy nerviosa, pero que luego se ha ido tranquilizando y que no deja de jugar en casa de mis padres», relató.

Tan bien se encuentra Zuri en Bilbao después de su largo viaje, de más de un mes, que ahora los familiares de Jone Jauregui le dicen que la van a adoptar hasta que en Navidades ella viaje hasta allí a recogerla. «Quiero que me la manden por mensajería, que cuesta unos cien euros, porque mis alumnos de equinoterapia la echan mucho de menos», confesó la joven. «Es una perra súper inteligente, muy juguetona y cariñosa con los niños, y que es capaz de hacer interaccionar incluso a menores que tienen un trastorno autista», describió Jone Jauregui.