El PSOE-A fleta autobuses para la protesta feminista y el PP le acusa de alentar «escraches»

Susana Díaz, ayer, al inicio de la reunión de la ejecutiva de los socialistas andaluces./EFE
Susana Díaz, ayer, al inicio de la reunión de la ejecutiva de los socialistas andaluces. / EFE

Los socialistas y Adelante Andalucía apoyan la concentración anteel Parlamento, que coincidirá con la investidura de Moreno

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La primera jornada de la sesión de investidura de Juanma Moreno como primer presidente de la Junta no socialista se prevé hoy agitada en los exteriores del Parlamento, donde las asociaciones feministas han convocado una manifestación para defender los derechos de las mujeres y las leyes contra la violencia de género que ven amenazados por la postura de Vox. Una concentración para la que el PSOE ha fletado autobuses en municipios de la región, lo que provocó este lunes las críticas del PP, que acusó a los socialistas de alentar «escraches».

El PSOE-A confirmó ayer, tras la reunión de la ejecutiva regional, su apoyo expreso a esta movilización, al igual que han hecho otros partidos como Adelante Andalucía, el Partido Comunista de Andalucía, sindicatos y organizaciones diversas como el colectivo LGTBI o Ecologistas en Acción. «El PSOEnunca se ha escondido y va a estar ahí presente porque están en peligro los derechos conseguidos por las mujeres», subrayó Ángeles Férriz, secretaria de Formación y Nuevos Afiliados de la dirección autonómica de los socialistas.

Férriz sostuvo que su partido no pone en cuestión la legitimidad del nuevo gobierno andaluz de PPy Ciudadanos pero sí criticó que estos dos partidos no hayan tenido ningún pudor en «subastar» los derechos de las mujeres con tal de conseguir el poder y «un puñado de sillones» de la mano de un partido «de ultraderecha, machista y xenófobo» como Vox.

La integrante de la cúpula socialista no concretó qué dirigentes del partido acudirán a esta concentración –convocada para las 12 de la mañana– ni el número de autobuses que su partido ha fletado. En las redes sociales, agrupaciones socialistas como la de Osuna (Sevilla) han venido informando en estos días de que pondrán autobuses a disposición de quienes quieren acudir a esta protesta.

Uso partidista y «mal perder»

Este posicionamiento del PSOE y la carta publicada el pasado domingo por la presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, en la que alentaba a los progresistas a movilizarse ante la derecha que blanquea el «franquismo político», no sentó bien en el seno del PP, que acusó a los socialistas de hacer un uso partidista de «un tema tan sensible como la violencia de género como excusa para hacer un escrache en la investidura» y de tener un «mal perder».

«No sólo no se ha retrocedido ni un milímetro en la lucha contra la violencia de género, sino que en el acuerdo firmado con Ciudadanos está seguir avanzando todos unidos para poner fin a esta lacra», subrayó la secretaria general del PP-A, Loles López, para quien «la única intención de los socialista es rechazar lo que los andaluces dijeron democráticamente en las urnas porque no han asumido que Andalucía no es el cortijo de Susana Díaz».

En la misma línea, el portavoz del PP-A, Elías Bendodo, acusó a Díaz de «mal perder» y calificó de «vergonzante» la carta que publicó. «Hay que saber ganar y saber perder. Hay que saber irse y llevamos tiempo diciendo que Díaz ha terminado su tiempo y le pedimos que cierre esta etapa con dignidad y altura de miras porque no lo está haciendo. Estamos asistiendo a lo que en el patio del colegio llamábamos, cuando éramos pequeños, un mal perder y está demostrando que la soberbia le puede», afirmó el político malagueño.

Bendodo instó al PSOE-A a decidir «si se van a las barricadas, como parece, y se va a convertir en un partido antisistema porque están convocando un escrache el mismo día de la investidura o va a ser fiel a su trayectoria y va a respetar la alternancia que democráticamente han votado los andaluces».

Teresa Pardo, secretaria general de Cs en el Parlamento

Teresa Pardo será la secretaria general del grupo de Ciudadanos en el Parlamento andaluz. La política malagueña debuta esta legislatura en la Cámara regional y se incorpora al núcleo duro que dirigirá la acción parlamentaria de la formación naranja.

Pardo dijo a SUR que está «muy contenta» con este nombramiento, que supone «una gran responsabilidad». La estructura del grupo está formada por el presidente, Juan Marín; el portavoz, el gaditano Sergio Romero; dos adjuntos a la portavocía, el cordobés Francisco José Carrillo y la jiennense Mónica Moreno; y la secretaria.

Con este nombramiento Málaga, uno de los principales graneros de votos de la formación naranja, hace valer su peso dentro del partido. A ello se une que el malagueño Javier Imbroda será consejero en el nuevo gobierno.