Una ayuda de corazón a niños palestinos

Un médico y una enfermera de la UCI del Materno de Málaga atendieron en Nablus a menores operados de cardiopatías congénitas

Antonio Morales y Cristina Arcos, ayer, en el área de cuidados intensivos del Materno Infantil. /SUR
Antonio Morales y Cristina Arcos, ayer, en el área de cuidados intensivos del Materno Infantil. / SUR
Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Se fueron con la ilusión de atender a niños palestinos con una cardiopatía congénita que necesitaban ser operados y volvieron gratificados y con la satisfacción del deber cumplido . El pediatra intensivista Antonio Morales y la enfermera Cristina Arcos, que trabajan en la UCI de pediatría del Hospital Materno Infantil, viajaron el pasado mes de septiembre a la ciudad palestina de Nablus, situada al norte de Cisjordania, dentro de un equipo de la ONG británica HLH formado para una misión de cooperación internacional. El proyecto se organizó para operar de corazón a menores palestinos, de entre tres meses y cuatro años, que de otra forma no habría podido ser intervenidos. En total, fueron siete los pequeño operados de cardiopatías congénitas en distintos grados de gravedad.

Antonio Morales y Cristina Arcos se encargaron de atender a los niños una vez que salieron del quirófano. «Las primeras 48 horas tras una intervención de esas características son fundamentales. Hicimos en el hospital de Nablus lo que solemos llevar a cabo en el Materno. Los resultados fueron muy satisfactorios. Solo un menor sufrió una complicación, pero se logró que la superara», explica el doctor Morales.

La enfermera Cristina Arcos indica que, además de los cuidados asistenciales, se encargó de dar docencia y formación a profesionales palestinos en cuidados de enfermería a pacientes críticos. «En mi profesión hay tres patas: la asistencial, la docente y la investigadora. A ellas hay que añadir una cuarta: la cooperación. Creo que hay que participar, al menos una vez en la vida, en un proyecto de este tipo. Cuando lo haces, luego quieres más», asegura Cristina Arcos.

Interés por la cooperación

Antonio Morales ya sabía lo que era colaborar sobre el terreno con niños de países necesitados de ayuda. El año pasado estuvo en una misión en Nigeria. Este pediatra especializado en cuidados intensivos señala que siempre se ha sentido interesado por la cooperación, porque es una forma de ofrecer asistencia a pacientes pediátricos que lo necesitan.

Ambos profesionales del Materno no dudan en decir que volverían a repetir la experiencia. Ellos ha enseñado al personal local del hospital donde estuvieron, pero también aprendieron de los palestinos en cuestiones como la humanización en la UCI, donde los padres pueden estar las 24 horas con sus hijos, como también sucede en la unidad de cuidados intensivos del Materno.

«Los siete niños que fueron operados de cardiopatías congénitas no podrían haber sido intervenidos por cirujanos locales, no por el hecho de que sean profesionales sin preparación para ello, sino por la imposibilidad de acceder a los medios imprescindibles para acometer intervenciones muy complejas.

Antonio Morales y Cristina Arcos, además de a la ONG HLH, están agradecidos a la ONG Infancia Solidaria, que les ayudó en los trámites para poder recibir los días de compensación que necesitaban para poder desplazarse a Palestina, una misión que nunca olvidarán.

 

Fotos

Vídeos