Tiburones a la vista

Decenas de niños disfrutan en el Museo Alborania de un taller con estos depredadores del mar como protagonistas

ALEXIS OJEDAMÁLAGA
La charla se desarrolló entre varios  ejemplares de tiburones disecados. :: Álvaro Cabrera/
La charla se desarrolló entre varios ejemplares de tiburones disecados. :: Álvaro Cabrera

Tiburones, tiburones era el grito de alerta con el comenzaba el taller 'Tiburones del Mar de Alborán' que se celebró esta mañana el Museo Alborania, en el Palmeral de las Sorpresas. Varias decenas de niños acompañados por sus padres disfrutaron de todas las explicaciones que el monitor del curso ofreció entre unos cuantos ejemplares de tiburones disecados.

La idea del taller es desmitificar la idea que el público tiene de los tiburones como un animal de matar. No todas las especies son peligrosas y se puede bucear con ellos tranquilamente. La película hizo en su momento mucho daño y sin embargo son criaturas fascinantes añadió el conservador del museo-acuario y especialista en tiburones, Paco Pinto.

El Mar de Alborán que comprende desde el estrecho de Gibraltar hasta cabo de Gata tiene unas 35 especies de tiburones. El taller a lo largo de una media hora recogió con breves pinceledas las características de estos animales para adentrar al público en la profundidad y misterios que esconden las aguas malagueñas. Pero el momento más esperado fue cuando los pequeños pudieron tocar con sus propias manos a algunos ejemplares. Me da mucho susto, tiene muchos dientes, decía uno de los niños. Otros eran más valientes: 'Son muy bonitos pero una cosa es verlo así y otra en el agua. Allí seguro que me asustaría. Posteriormente todos los asistentes pudieron hacer preguntas e interactuar entre ellos, así como realizar una visita guiada por las instalaciones del museo.

En el mundo se capturan 100 millones de tiburones al año para el consumo humano como las famosas sopas de aletas de tiburón. Sin embargo el año pasado solo se produjeron a nivel mundial 80 ataques al hombre, de ellos ocho fallecidos. Estos datos vislumbra que aunque como todos los animales hay que ser precavidos, hay historias que a veces no se ajustan a la realidad, solo son leyendas y cómo no, el argumento de una película de terror.