Eliminan varias poblaciones de ailanto que ponían en peligro flora autóctona de espacios naturales

La Junta ha actuado en el Paraje Natural Torcal de Antequera y los Montes de Málaga

EUROPA PRESSMÁLAGA

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha eliminado varias poblaciones de ailanto (Ailanthus altísima) que estaban poniendo en peligro la conservación de la flora autóctona del Paraje Natural Torcal de Antequera y del Parque Natural Montes de Málaga.

Según explica la Administración autonómica, las actuaciones para el control de esta "especie invasora" han consistido en la "aplicación selectiva de herbicida concentrado mediante inyección en troncos, desbroce o tala de los ejemplares marchitos y tratamiento foliar de los rebrotes", lo que ha permitido a los agentes de Medio Ambiente y técnicos de la Delegación Territorial en Málaga eliminar un total de 12 rodales en Montes de Málaga y una superficie de un total de 3.000 metros cuadrados en el Torcal de Antequera.

Este caso de invasión de ailanto ha sido detectado gracias a los trabajos de campo que realiza la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente desde el año 2004 dentro del Programa Andaluz de Control de Especies Invasoras.

Asimismo, la detección y erradicación de especies exóticas en las fases iniciales permite "prevenir la extensión de impactos en zonas de interés para la conservación, evitar la expansión de la especie y reducir la inversión asociada a los trabajos de gestión de este tipo de flora invasora", afirma la Consejería.

El ailanto, "un árbol de origen asiático que se introdujo como ornamental en Europa en el siglo XVIII" es una especie "invasora que desplaza a la flora autóctona por su alta tasa de crecimiento, la liberación de sustancias alelopáticas que inhiben el crecimiento de las especies nativas y la dispersión de semillas (sámaras) a través del viento".

Por tanto, la presencia de esta especie, con una amplia distribución en Andalucía y asociada a "ambientes alterados", es una de las "causas potenciales" de pérdida de biodiversidad en los espacios naturales protegidos.

Así las cosas, la Consejería asegura que la introducción de especies no autóctonas se está convirtiendo en una práctica "cada vez más habitual que se está expandiendo rápidamente en Andalucía", de manera que la presencia de estas especies invasoras es ya "la segunda causa de la pérdida de biodiversidad, tras la destrucción de hábitats".

Es por ello que el uso de estas especies foráneas se considera además una de las "mayores amenazas" para las especies autóctonas, "máxime si alguna de éstas se encuentran en peligro de extinción", concluye.

Fotos

Vídeos