Sesenta alumnos aprobados no tienen plaza para continuar en los conservatorios de Málaga

Una protesta de profesores de conservatorios/SUR.ARCHIVO
Una protesta de profesores de conservatorios / SUR.ARCHIVO

Educación mantiene congelada la oferta para el ingreso en grado profesional

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Han aprobado los exámenes para poder continuar sus estudios, pero ahora se encuentran con que no hay plaza para ellos. 62 alumnos que han terminado enseñanzas básicas (cuatro años) y quieren continuar con el grado profesional (seis años) se encuentran con que no hay sitio para ellos en los conservatorios profesionales de la provincia (Martín Tenllado y Manuel Carra de la capital y el Costa del Sol de Fuengirola). La situación es especialmente delicada en los estudios de guitarra en el Manuel Carra, con 40 alumnos aprobados para 22 plazas que es la oferta autorizada por la Junta para este centro.

No obstante, la falta de plazas en los conservatorios públicos se ha reducido ligeramente respecto al curso pasado, ya que entonces fueron 76 los aprobados sin plaza y en esta ocasión son 62 los que no pueden continuar sus estudios en los tres conservatorios de la provincia. De hecho, en el Martín Tenllado, que oferta 110 plazas en las distintas especialidades de grado superior, han aprobado 114 alumnos. En el Costa del Sol, de Fuengirola, donde la oferta y demanda habían estado más ajustadas, también empieza a verse afectado por la presión de los alumnos aprobados, de manera que 16 estudiantes no tienen de momento un puesto escolar para continuar. El mayor déficit se encuentra en piano.

Guitarra, la más afectada

Pero, como ya sucedió el año pasado, el mayor problema se encuentra en el Manuel Carra. Aquí, además de los alumnos que promocionan en el propio centro, llegan los de conservatorios de la provincia que no tienen grado profesional, además de centros privados, por lo que la presión y sus problemas para atender tanta demanda son mucho mayores que en el resto. El mayor déficit se encuentra en la guitarra, con 22 plazas y 40 aprobados en el examen de acceso a grado profesional. El último alumno con plaza en este instrumento tiene un 7,1 de nota, lo que indica el alto nivel de exigencia y las dificultades que tienen los estudiantes para conseguir un puesto en las enseñanzas profesionales. Otros instrumentos con más aprobados que plazas son violín (faltan ocho) y piano (siete plazas menos). También es esta especialidad la que más déficit acumula en el Costa del Sol, con diez alumnos que se quedan sin poder continuar sus estudios de piano.

Los exámenes para pasar a primero de grado profesional se realizaron a finales de mayo en los conservatorios profesionales de la provincia, el Martín Tenllado y Manuel Carra de la capital y el de la Costa del Sol en Fuengirola. Los alumnos del resto de conservatorios elementales (Antequera, Fuengirola, Ronda y Torre del Mar y los de la capital Eduardo Ocón, Maestro Artola y Pablo Ruiz Picasso) se examinan en uno de los tres anteriores. La semana pasada se dieron a conocer las notas provisionales, y hoy se harán públicos los listados definitivos, después de un periodo de reclamaciones.

En algunos casos será posible reducir este déficit de plazas. Los padres venían reclamando desde hace años que las plazas que no se ocupaban en algunos instrumentos se pudieran aplicar a otros con mayor demanda. Este pasado mayo, la plataforma de padre se reunió con responsables de la Consejería de Educación y se acordó el 'traslado horizontal' de plazas, los verticales e incluso plantean la posibilidad de reclamar plazas vacantes del mismo instrumento superado en otros posibles conservatorios cercanos con disponibilidad de las mismas.

De esta manera, en el Manuel Carra se podrían conseguir unas ocho plazas más, aunque el problema de guitarra será más difícil de solucionar. Raquel Arjona, madre de una alumna afectada, en su caso de violín, lamentó que jóvenes de 12 años «vean roto su sueño de estudiar música. Ya pasaron una prueba para entrar, y después de cuatro años, se encuentran con que no pueden continuar». Esto después de superar una prueba «muy exigente» para pasar a las enseñanzas profesionales, lo que supone «frustración y desánimo» para sus hijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos