Diario Sur

Tráfico reforzará los controles en las carreteras secundarias con más accidentes

Agentes de la Guardia Civil, en un control de velocidad con un radar móvil en una carretera secundaria.
Agentes de la Guardia Civil, en un control de velocidad con un radar móvil en una carretera secundaria. / Sur
  • Desplegará nuevas cámaras para vigilar la velocidad, si los vehículos han pasado la ITV y el uso del cinturón por parte de los ocupantes

El aumento de las víctimas mortales y las infracciones comunes en las carreteras durante 2016 ha hecho saltar las alarmas en la Dirección General de Tráfico. En la provincia fueron 30 los fallecidos, un 15% más, y la siniestralidad ha ido claramente en aumento, especialmente en las vías secundarias, que acaparan la mitad de los siniestros más graves, a pesar de tener una densidad de circulación mucho más baja que las autovías y autopistas.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, anunció ayer 15 medidas que su departamento pondrá en marcha de manera urgente para reducir las estadísticas de siniestralidad del año anterior. Entre las principales iniciativas destaca la colocación de 60 nuevos radares fijos; 200 cámaras de vigilancia para el uso del cinturón (que también sirven para controlar si el vehículo ha pasado la ITV);y la instalación de avisadores de la velocidad en los tramos más peligrosos. Esta última es la acción más novedosa: se trata de una serie de lectores de matrícula, que irán en 15 pórticos de paneles de mensajería variable y que, en el caso de que la velocidad de uno o varios conductores determinados excedan el límite permitido, se les avisará mostrando la matrícula de su vehículo junto al mensaje «modere su velocidad». No servirán para sancionar, sino únicamente como advertencia, según el ministro. Los usuarios podrán conocer la ubicación de estos sistemas, que estarán señalizados, y el listado se publicará en la página web de la DGT.

A falta de conocer exactamente cuántas de estas nuevas instalaciones le corresponderán a la provincia de Málaga, SUR ha tenido acceso al informe Invive (Intensificación de la Vigilancia de Velocidad), elaborado por la DGT y con datos de 2015, que determina la existencia de un total de 30 tramos peligrosos en la provincia, todos ellos situados en vías de la red secundaria. A la espera de obtener la estadística oficial de accidentes en 2016, la hemeroteca de este periódico refleja que al menos 15  de las 30 víctimas mortales del año pasado lo fueron en accidentes ocurridos en algunas de estas. Además, prácticamente todas son reincidentes, es decir, ya aparecieron en el mismo estudio del año anterior.

Informe Invive

Estos tramos de carretera son –según la definición que ofrece Tráfico en su web– aquellos calificados como «más peligrosos», donde se han medido los mayores efectos combinados del exceso de velocidad (que en algunos casos supera los 30 km/h sobre la máxima permitida); la accidentalidad y la mortalidad en el quinquenio 2010-2014. La DGT tiene en marcha un plan para la señalización de los 300 tramos localizados en toda España, mediante la instalación de una señal fija que se sitúa bajo la vertical de limitación de velocidad.

Es cierto que las estadísticas actuales distan mucho de los 101 muertos anuales de hace diez años, cuando entró en vigor el carné por puntos. Aunque también lo es que 2016 ha visto el mayor aumento desde aquellas fechas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate